Diferencias entre el ajedrez de club y el ajedrez de competición

El ajedrez que se juega en los clubs es diferente del ajedrez de competición, pues los objetivos son distintos. La mayoría de los jugadores de club se estancan en un cierto nivel y dejan de mejorar. Repiten los mismos hábitos de juego y métodos de entrenamiento una y otra vez, llegando al estancamiento causado por la rutina. En los clubes de ajedrez, las partidas que se realizan son partidas informales.

En cambio, el ajedrez de competición es un deporte de resistencia en el que hay que resistir durante más tiempo que tu adversario sin hacer errores.

La consecuencia inevitable es que si tu adversario tampoco hace ningún error, la partida acabará en tablas y si lo hace ganarás tú. Por ello, hay que estar preparado para mantener la atención durante varias horas. Pero no te asustes, en esta web aprenderás a evaluar la posición, aprenderás las aperturas y a jugar de forma teórica para simplificar las complicaciones, de forma que podamos jugar casi por instinto y nuestras partidas no se conviertan en un rompecabezas.

En las competiciones de ajedrez la partida comienza con el emparejamiento.

Las rondas o emparejamientos suelen colgarse varias horas antes de la hora de la partida, unas horas que los jugadores de élite aprovechan para preparar el combate y que si nosotros no preparamos se convierte en ventaja para nuestro adversario.

Lo primero que hay que hacer es buscar información de nuestro adversario en internet para ver que aperturas juega. Hay muchos lugares donde buscar esa información, estos tan sólo son un par de ejemplos:

  1. Chessgames
  2. Chesstempo

Los jugadores de hasta 2300 ELO suelen jugar casi siempre las mismas aperturas y como nosotros tendremos nuestro repertorio de aperturas preparado podremos generar una línea teórica que nos garantice la igualdad, al menos durante los primeros movimientos.

Imagina el siguiente ejemplo: tu siguiente ronda es contra un jugador que te supera en 400 puntos de ELO y te has preparado la línea teórica de lo que él suele jugar. Comienza la partida y ambos jugáis la línea teórica hasta el movimiento 18.

¿Qué ha ocurrido en el ejemplo? Pues lo que ha ocurrido es que ya tienes la mitad de la partida entablada y ya solo tienes que jugar bien la otra mitad para sumar seguro un buen puñado de puntos de ELO. En otras palabras, tu adversario conocía la apertura y hubiera jugado con ventaja si tú no te hubieras preparado la partida.

Preparar la partida de la siguiente ronda no te dará una ventaja determinante pero te permitirá jugar con igualdad de armas puesto que nuestro adversario sí se preparará la partida contra tí, y si tú no te preparas las partidas caes en una desventaja que normalmente se traduce en una mayor probabilidad de errores y un mayor uso del tiempo.

Además, jugar con seguridad es un aspecto muy importante a nivel psicológico pues evita los nervios y permite que el pensamiento fluya de forma más transparente y ordenada.

Chesscampus
Chesscampus
Tu web de ajedrez

Relacionado