Zugzwang

Zugzwang es una palabra alemana que significa “obligación de mover” (de Zug “jugada” y Zwang “obligatoriedad”) y que en ajedrez se refiere a la situación en la que la obligación de hacer un movimiento es a su vez una desventaja grave, a menudo decisiva.

De modo que hay posiciones en las que no te puedes mover porque estás rodeado de peligros y si te toca el turno de juego y debes mover alguna pieza o peón, entonces pierdes material decisivo e incluso la partida, y encontrarse en estas posiciones se dice “estar en Zugzwang”.

Hay tres formas de zugzwang, el más fácil de ver es el zugzwang total. Sin embargo, es indispensable saber que puede producirse de las siguientes maneras:

  1. Zugzwang total.
  2. Zugzwang parcial.
  3. Zugzwang posicional.

Es decisivo para que el zugzwang sea posible que exista una estrategia previa de dominación, para lo cual es necesario disminuir la movilidad de las piezas contrarias hasta reducirlas o capturarlas. Fijar debilidades en la cadena de peones es un concepto clásico que ayuda a crear el zugzwang.

Hay tres pasos conceptuales que la práctica muestra como ineludibles para conseguirlo:

  1. Espacio.
  2. Dominación.
  3. Zugzwang.

Esta tríada opera siempre en la realización de ventajas. Junto con las anteriores forman “Las tres tríadas” y son un salvoconducto conceptual para desenvolverse adecuadamente por terrenos diversos.

Conviene advertir, que según las capacidades de cada pieza suele haber diferentes técnicas según sean las distintas configuraciones. Usaremos un ejemplo para cada una de las siguientes configuraciones:

  1. Caballo bueno contra alfil malo.
  2. Alfil bueno contra caballo malo.
  3. Alfil bueno contra alfil malo del mismo color.
  4. Torre activa contra torre pasiva.

Con estos ejemplos será suficiente para que la idea quede clara. La lista de casos puede ampliarse aún más, finales de damas, alfiles de distinto color, desequilibrios de material, casos de dobles piezas como pareja de alfiles, torre y pieza menor, etc.

Caballo bueno contra Alfil malo

La siguiente posición pertenece a la partida Zubarev N. - Alexandrov A., Moscú 1915.

zugzwang de caballo bueno contra alfil malo

Se trata de un clásico caso de zugzwang total en los tres niveles. Si jugaran las negras, perdería 23…Rd7 24.Rb6 o 23…Rb7 24.Rd6, ganando material en ambos casos, por tanto zugzwang de reyes. Es obvio que cualquier movimiento de peón de las negras perderían material, por tanto, zugzwang de peones. Lo mismo sucede con el alfil, si mueve 23…Af5 24.Cxh5 y si 23…Af3 24.Cxe6, por tanto, zugzwang de piezas.

Pero se da el caso de que juegan las blancas. Se entiende que con pasar el turno a las negras alcanza. Sin embargo, las blancas no deben empeorar ninguna de sus piezas dominantes porque se perdería el zugzwang. Por suerte tienen varios movimientos de peón ganadores, la mejor es la jugada de iniciativa 23.a3! (también ganaban b3 o b4). Es como esos pases en baloncesto mirando para otro lado.

Cuando no se estudia especificamente el final, este tipo de iniciativa es muy difícil de realizar.

La clave es la pregunta que debemos hacernos. En los ataques del medio juego la pregunta habitual es ¿qué hago? En cambio, en el final, para comprender el zugzwang, debemos preguntarnos ¿qué hará? Si la respuesta es que no puede hacer nada, ya solo nos falta encontrar esa bomba que son las jugadas de zugzwang.

Antes de este zugzwang total se fueron creando otros zugzwang parciales. Veamos cómo se dominó al alfil.

zugzwang de caballo bueno contra alfil malo

Hay dos zugzwang parciales, el del rey y peones negros. Hay que dejar sin movimiento al alfil. La técnica que usaremos será el ataque doble o principio de las dos debilidades.

Para conseguirlo la herramienta será la maniobra. El caballo deberá dirigirse a f4 desde donde ataca e6 y h5, provocando el zugzwang del alfil.

La siguiente pregunta es cómo llegaron los peones a esta situación.

zugzwang de caballo bueno contra alfil malo

En esta posición solo está concretado el zugzwang de reyes, pero aún falta inmovilizar a los peones negros y al alfil. Mediante ataques o rupturas contra los peones móviles de las negras (g7-h7) que le queden a las negras, podemos forzar la inmovilización total como veremos en la posición didáctica.

Finalmente, trataremos como se creó el zugzwang de reyes.

zugzwang de caballo bueno contra alfil malo

Las blancas tienen una autopista por las casillas negras rumbo a c5.

El dominio de color es un elemento esencial de este final. Las casillas negras son un universo paralelo para el alfil negro de casillas blancas.

Alfil bueno contra Caballo malo

La siguiente posición se extraído de la partida R. Fischer - M. Taimanov, que puedes ver completa y comentada aquí.

zugzwang de alfil bueno contra caballo malo

En esta posición el genio norteamericano Bobby Fischer jugó 61.Ae8!, produciendo por motivos dinámicos un zugzwang total. Una manera divertida de entender la importancia decisiva del zugzwang es pensar que, si el ajedrez tuviese (como algunos juegos de cartas) la regla de poder “pasar la jugada”, posiciones como la que estamos viendo serían irremediablemente tablas.

Sin embargo, tras la jugada de Fischer tenemos nuevamente las tres estructuras de zugzwang trabajando de pleno. Si 61…c4 62.Af7 gana peón y la partida. Si mueve el caballo cae el peón de g6. Y la variante más hermosa, que veremos en la partida, es que tras 61…Rd8 62.Axg6!! Cxg6 63.Rxb6 y como veremos los peones pasados serán imparables.

Hay tres técnicas muy fuertes contra el caballo:

  1. Sacrificio de pieza por peones pasados.
  2. Creación de peones pasados alejados.
  3. Principio de las dos debilidades.

Frecuentemente, el zugzwang viene determinado desde la lucha que se da en el medio juego, a diferencia del ejemplo anterior de caballo bueno contra alfil malo en donde se fue creando cada zugzwang parcial. Aquí, Fischer trabajó pacientemente en el prefinal para llegar en condiciones favorables al final con varios prezugzwangs establecidos.

La posición clave de paso al final es la siguiente:

zugzwang de alfil bueno contra caballo malo

Fischer jugó 43.Td3!!, el cambio de torres garantiza el paso del rey a b5 o a6, atando al rey negro, y el alfil a e8 o f7, atando al caballo. Los peones ya están bloqueados en malas casillas con lo cual las tres estructuras de zugzwang están preconfiguradas, sólo resta alcanzar las casillas clave, objetivo que se consigue con el cambio de torres.

Algunas variantes de ejemplo muestran como el zugzwang es de uso masivo. Con un poco de sensibilidad y análisis es algo que realmente impresiona.

Alfil bueno contra Alfil malo

La siguiente posición corresponde a la partida L. Polugaevsky - H. Mecking, Mar del Plata 1971.

zugzwang de alfil bueno contra alfil malo

En esta posición, el gran “Polu” jugó 47.Af7!, zugzwang total. Las negras sólo pueden jugar 47…h5 y tras la ruptura 48.f5!, las blancas crean un peón pasado o ganan peón. Las blancas consiguieron el zugzwang de piezas y peones con la misma maniobra:

zugzwang de alfil bueno contra alfil malo

Tras 43.Ag4 Ae4 44.Ac8! Rc7 45.Ae6 Rd6 46.Ag8! las negras quedan paralizadas. El zugzwang de reyes vino de un sencillo momento anterior:

zugzwang de alfil bueno contra alfil malo

Tras 39.Rd4 surge el primer zugzwang parcial, el de reyes, y la posición negra empieza a ser reducida y dominada.

Torre activa contra Torre pasiva

Este tipo de final es absolutamente indispensable conocerlo. Una torre activa tiene doble poder restrictivo. Ata a la torre contraria a la defensa de algún punto débil importante, normalmente un peón, y suele crear una barrera contra el rey contrario confinándolo a un sector pequeño del tablero. Si una sola pieza paraliza a dos del contrario en ese caso podemos hacer emerger el curioso concepto “rey de más”.

La siguiente posición pertenece a un final clásico de un ajedrecista asombroso que le gana a otro igual que él, A. Rubinstein - E. Lasker, San Petersburgo 1909.

zugzwang de torre activa contra torre pasiva

El inigualable Akiba Rubinstein jugó 40.a3!!, zugzwang total.

También ganan otras, como 40.a4, pero este es un concepto que ya comprendemos desde antes: pueden ganar muchas jugadas, pero se realiza un solo plan. En mi opinión, la jugada de Rubinstein fue realizada por placer estético, el cual comparto. Todas las jugadas del negro permiten un remate del blanco, como es fácil comprobar.

Veamos en qué momento apareció el zugzwang de reyes, bien acompañado por finas maniobras con los peones blancos:

zugzwang de torre activa contra torre pasiva

Las blancas jugaron la sutil 33.h5! Aquí va Rubinstein. La amenaza de seguir avanzando el peón es posicionalmente muy fuerte, por tanto, las negras respondieron 33…h6 34.Rf5! Rf7 y se consagra el zugzwang de reyes.

También podemos ver con claridad cuando surgió el zugzwang de torres:

zugzwang de torre activa contra torre pasiva

Akiba jugó 27.Ta5! Tb7 28. Ta6! ¡Poderosa torre! Defiende en a2, ataca en a7 atando a la torre negra y pone una barrera al rey negro.

Las condiciones para la marcha del rey y peones blancos están dadas por la inmovilidad posicional de las negras.

Es muy atractivo agregar un pequeño detalle más, cuando se empiezan a percibir los zugzwang parciales es más fácil priorizar conceptos activos. Una muestra es la posición anterior a esta:

zugzwang de torre activa contra torre pasiva

Las blancas jugaron 25.Rf2!, perdiendo el péon de b2, pero forzando el zugzwang parcial de la torre negra que debe defender a7. Quién sabe si el blanco puede ganar después de 25.Tf1 Td2 26.Tb1?! (aún es mejor 26.Tf4 para ir a a4), ahora la torre pasiva es la atacante.

Aunque las blancas puedan maniobrar para ganar, en todo caso el proceso elegido por Rubinstein es, al menos, igual de correcto y, desde mi punto de vista, más claro.

Chesscampus
Chesscampus
Tu web de ajedrez