Casilla (débil/fuerte)

Se le llama casilla a cada uno de los sesenta y cuatro cuadros en los que se divide el tablero de ajedrez. En el tablero de ajedrez hay treinta y dos casillas blancas y treinta y dos casillas negras, dispuestas de forma alternativa.

Una casilla que se encuentra en campo propio es débil si el adversario tiene posibilidades de tomarla bajo control o incluso ocuparla tarde o temprano.  –Max Euwe

Es evidente que una casilla débil solamente es fuerte para el adversario si este puede aprovechar tal debilidad de alguna manera. De lo contrario, esta debilidad carece de importancia práctica.

El examen de posiciones que contienen casillas débiles ha conducido a la constatación de que en casi todos los casos una casilla es débil si “sus” peones no pueden vigilarla. Eso es tan malo como tener un agujero en la formación de peones. Por consiguiente, la conexión entre estructuras de peones y casillas débiles es clara. Una pieza adversaria puede ocupar tales casillas sin que pueda expulsarse atacándola con peones.

El valor de las casillas cambia de modo inevitable en el curso de la partida. Ambos bandos intentan crear casillas débiles en campo enemigo para utilizarlas después. Esta lucha por las casillas críticas del tablero es uno de los componentes más importantes del juego posicional.

Chesscampus
Chesscampus
Tu web de ajedrez