El estilo de juego de Carlsen

Su juego

Kasparov trabajó no como entrenador sino como tutor, o mejor dicho, como consejero. Garry posiblemente le ayudó en el campo de las aperturas, su primer activo, y a ser más enérgico en determinadas posiciones. Su trabajo mutuo mejoró claramente su repertorio de aperturas. Y también fue buena su labor en el plano psicológico, en su seguridad. Su deseo irrefrenable de ganar todas las partidas creció.

¿Qué hay de su aspecto exterior cuando juega una partida? No demuestra en su aspecto exterior tensión en su rostro, no da muestras de energía, algo que solo Karpov y Petrosian habían hecho antes. Pero esconde mucha energía interior.

No solo no evita las variantes agudas, entra a gusto en ellas. Aunque no las haya estudiado al detalle. Percibe los peligros, el contrajuego. Es más fuerte a partir del medio juego, y crece su potencia.

Es un gran luchador. ¿Es un jugador de ordenador? Es lógico que sea así, por la época que le ha tocado vivir. Su juego se distingue por su lógica y tranquilidad.

Coetáneo de Karjakin, le ha superado cuando ha alcanzado su grado de madurez.

La fase final de la partida y la defensa, dos de sus cualidades

Una de las diferencias con el resto de integrantes de la élite es su manejo de la parte final de una partida y su autoconfianza. Su técnica de realización de la ventaja en el final recuerda ahora a la de Fischer.

Mijalchishin explicó muy bien en su libro Magnus Carlsen, el Mozart del Ajedrez cómo logró solucionar sus problemas en esta fase de la partida, en su adolescencia. Cometía errores graves, Y esta rápida mejora a base de entrenamiento duro coincide en el tiempo con la defensa de posiciones peores, que también mejoró notablemente.

Anterior
Siguiente