Enviado por Chesscampus el Mié, 11/11/2020
peón se transforma en Dama

No todos los Grandes Maestros fueron niños prodigio, algunos jugaron su primera competición a los 15 años, luego trabajaron un poco en su juego y a los 19 tenían una calificación de 1745. En esa etapa, incluso estuvieron atrapados en los 1700 durante tres años. ¿te parece familiar?

Sin embargo, con un esfuerzo sostenido durante décadas mejoraron poco a poco y finalmente ganaron el título de Gran Maestro a la edad de 37 años. El secreto aquí está en la constancia.

El Gran Maestro que he puesto de ejemplo es John Shaw, que nos cuenta su propia experiencia:

Las tácticas no eran lo mío y mi conocimiento de la teoría de aperturas era limitado. Incluso después de convertirme en MI, mis conocimientos de apertura se limitaron a hojear algunos capítulos de Aperturas de ajedrez de Nunn. Dado que dediqué décadas de esfuerzo al estudio del ajedrez, ¿por qué esencialmente ignoré grandes segmentos del juego? La respuesta es que me creé como jugador en la imagen que tenía de mí mismo cuando era principiante. Esta imagen estaba tan fija en mi mente que se convirtió en una caricatura que cumplí. Estudiar los finales es una buena manera de mejorar, pero en cierta etapa, un jugador serio debe agregar algo de músculo en las aperturas. Nunca lo hice, porque me dije a mí mismo que ese no es el tipo de jugador que soy.

Por ejemplo, he jugado la Defensa Eslava durante años y recientemente me preguntaron qué sabía sobre la Variante del Intercambio. Hablé honestamente, compartiendo todos mis conocimientos; tomó alrededor de un minuto. Para un gran maestro es una debilidad, pero mi fobia a las tácticas es peor. Como era naturalmente débil en esta área, debería haber trabajado duro para mejorar. En cambio, evité estudiar tácticas y especialmente evité cualquier cosa que pareciera una táctica por encima del tablero. La falta de estudios en esta área no se debió a la pereza; era la misma historia que con las aperturas. "Las tácticas simplemente no son para mí", me dije.

Entonces, ¿qué lecciones se pueden extraer de su nefasta carrera?

  • Un jugador sin talento puede convertirse en GM si trabaja lo suficiente durante el tiempo suficiente.
  • Estudiar los finales es una buena forma de mejorar, tal como todos dicen que es.
  • Ten cuidado con las historias que te cuentas a tí mismo, ya que puedes convertirte en el estilo de jugador que crees que eres.

Prueba a especializarte en algo, por ejemplo, leete el libro "Finales de Torre" de Smyslov y Levenfish y especializate en finales de torre, así cada vez que llegues a un final de torre sentirás que estás en tu territorio. Imagínate que un jugador hubiera aprendido en profundidad de libros y bases de datos que cubren cada apertura de su repertorio, pues bien, si eres un Gran Maestro serio, no deberías tener que imaginar esas cosas; esta es tu realidad diaria.

Entonces, ¿qué sucede si un Gran Maestro al que nunca le gustó la teoría de aperturas deja de hacer el estudio mínimo de aperturas que solía hacer? Suceden cosas malas.

Especializado en Especialización

Es posible trazar una línea divisoria clara entre dos escuelas de pensamiento cuando se trata de entrenamiento de ajedrez. Uno aboga por que se debe comenzar por estudiar posiciones simples, principalmente finales de juego, antes de trabajar con material más complicado. La segunda escuela comienza al comienzo del juego y avanza desde allí. Yo mismo pertenezco a un grupo de jugadores que tenían que aprender por sí mismos, y creo que lo más importante es empezar por el área que más te interesa, ya sean finales o aperturas. ¡Tampoco debe olvidarse que es posible estudiar finales a través de aperturas y viceversa!

Lo más importante es estudiarlo en profundidad. Creo que estudiar un tema intensamente durante una hora generalmente vale alrededor de cuatro horas de estudio a medias. Es mejor ser excelente en un área que decente en dos, y desarrollar tus habilidades de esta manera te hará mucho más peligroso para los jugadores profesionales.

Mirando hacia atrás en mi propio desarrollo, es obvio que el momento en que comencé a especializarme, al estudiar ciertas áreas de nicho del juego con gran detalle, fue también el momento en que comencé a ascender hacia el nivel de un jugador verdaderamente fuerte que pasara a ser un Gran Maestro. Hasta este punto, yo era un jugador decente que conocía cierta cantidad de teoría, pero no había un solo aspecto del juego que hubiera estudiado lo suficientemente profundamente como para comprenderlo mejor que el profesional promedio.

La clave fue que había aprendido a estudiar las aperturas, junto con sus estructuras de medio juego asociadas, para estar preparado para prácticamente cualquier eventualidad. Habiendo llegado a apreciar el "principio de Ulises", continué identificando líneas iniciales particulares que disfruté muchísimo jugar y resolví convertirme en el "mejor del mundo" en ellas. La parte citada, obviamente, no era muy realista, pero el punto importante es que adopté la mentalidad según la cual superaría los límites e iría mucho más allá de todo lo que había hecho antes.

El proceso resultó inmensamente beneficioso y hasta el día de hoy sigo esforzándome por mantener la misma actitud al estudiar algo.

Desde que me convertí en gran maestro, he llegado a comprender el peligro de enfrentar a un aficionado que posee algún tipo de especialidad. Casi nunca me ha superado un aficionado que no sea uno que juega en "su" territorio especializado.

A veces no se sabe cuándo puedes encontrarte en el territorio especializado de tu oponente, por lo que siempre debes permanecer en guardia.

Entonces, ¿es la fórmula para vencer a un gran maestro una simple cuestión de aprender un área de nicho excepcionalmente bien? Desafortunadamente, esta no es una receta garantizada para el éxito, pero ciertamente es un buen comienzo, ya que uno de los caminos más importantes para mejorar en el ajedrez es prestar atención a los pequeños detalles. Si uno quiere mejorar en serio, tarde o temprano debe estar preparado para evolucionar y avanzar. A menudo, esto significa renunciar a sus viejas costumbres de apertura favoritas o tipos de posición y aprender otros nuevos. Creo que una de las claves para convertirse en un jugador realmente exitoso es pasar por este proceso constantemente, de modo que siempre estés aprendiendo nuevas ideas y patrones, y así continuar creciendo y desarrollándote como jugador.

Un mundo de aficionados

Después de graduarme en la Universidad, finalmente me encontré en una posición con la que había soñado durante mucho tiempo: poder dedicar la mayor parte del tiempo disponible a estudiar y jugar al ajedrez.

Mis resultados durante los últimos años de la beca sugirieron fuertemente la posibilidad de abrazar la vida profesional del ajedrez, pero, paradójicamente, mi siguiente "movimiento" importante me llevó completamente en la dirección opuesta.

Déjame contarte una historia interesante. Josep (la versión catalana del nombre español José) Ridameya solía ser un maestro catalán activo en su juventud, e incluso participó en la Olimpíada de Varna en 1962.

El equipo incluía a dos futuros grandes maestros, Arturo Pomar (que era famoso por ser un alumno talentoso de Alekhine) y Diez del Corral, y algunos otros jugadores que nunca se hicieron famosos.

La vida como jugador de ajedrez en España no era muy gratificante en esos días, por lo que Ridameya optó por centrarse en su carrera. Cuando se jubiló alrededor de 1990, hizo dos cambios importantes en su vida: se casó con una elegante dama de edad similar y volvió a jugar al ajedrez. La mayoría de los ajedrecistas saben que a las esposas no les gusta que sus maridos se vayan a los torneos, pero Josep encontró una solución sencilla: ¡le enseñó el juego a su mujer! Desde entonces han estado viajando de un evento a otro, pasando más tiempo en el circuito de torneos que en casa. ¡Incluso ahora, a los 82 años, Don Josep juega más al ajedrez que yo según las estadísticas Elo de la FIDE!

Es bastante alentador inferir que jugar al ajedrez es como andar en bicicleta hasta cierto punto: una vez que lo has aprendido, nunca olvidas cómo hacerlo. El hecho de que Ridameya pudiera retener su fuerza de juego a pesar de casi tres décadas de relativa inactividad constituye un fuerte argumento para esta hipótesis.

Después de jugar contra un anciano, juré no volver a subestimar a ningún adversario de pelo blanco de aspecto amistoso.

Te gustó?
Promedio: 5 (3 votos)

Biografías


Publicaciones de invitados