Enviado por Chesscampus el Mié, 09/09/2020
Vachier Lagrave y Ian Nepomiatchi en el torneo de candidatos

El Torneo de Candidatos 2020 en Ekaterinburg comenzó cuando la pandemia de COVID-19 ya se había extendido por todo el mundo. Sin embargo, después de siete rondas fue interrumpido y pospuesto hasta una fecha indefinida. En un comunicado de prensa, la FIDE ha anunciado que el Torneo de Candidatos se reanudará el 1 de noviembre de 2020, probablemente en Ekaterinburg, o alternativamente en Tbilisi, en el que ocho de los mejores jugadores del mundo compiten para convertirse en el retador de Magnus Carlsen al título mundial.

La Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) se complace en anunciar la reanudación del Torneo de Candidatos, el evento que decide quién será el retador de Magnus Carlsen. La octava ronda está programada para el 1 de noviembre de 2020. Según el contrato, Ekaterimburgo, la ciudad que organizó la primera ronda al más alto nivel en marzo de 2020, sigue siendo considerada como la ciudad anfitriona. Sin embargo, considerando la situación epidemiológica, la FIDE ha designado una sede de reserva: la ciudad de Tbilisi, en Georgia, ha sido aprobada oficialmente como alternativa y está lista para albergar el torneo en el mismo período de tiempo. 

El Torneo de Candidatos, que reúne a los ocho mejores ajedrecistas del planeta a excepción del propio Campeón del Mundo, arrancó el 15 de marzo en Ekaterimburgo (Rusia), en una fase muy temprana del brote de coronavirus. Con solo 8 participantes, el evento se consideró seguro para continuar con la condición de que se jugara a puerta cerrada, sin público presente en el auditorio y reduciendo el personal al mínimo. Los jugadores, árbitros y oficiales fueron examinados para detectar COVID-19 dos veces al día. "Las medidas de salud y seguridad eran muy similares a las que se están aplicando actualmente en el Abierto de Tenis de Estados Unidos y otros eventos deportivos, pero en ese momento, todo esto era un territorio desconocido", explica el presidente de la Federación Internacional de Ajedrez, Arkady Dvorkovich.

Sin embargo, el evento llegó a un abrupto final cuando el agravamiento de la situación pandémica obligó al gobierno ruso a cerrar preventivamente sus fronteras. La incertidumbre causada por esta decisión, y el riesgo de que los jugadores se quedaran atrapados en territorio ruso al finalizar el evento, obligaron a la FIDE a suspender la competencia y a lanzar un jet privado para sacar a los jugadores de ajedrez del país antes de que se informara el cierre.

El torneo, jugado bajo un formato de doble round-robin, fue suspendido después de la séptima ronda, cuando los Grandes Maestros Maxime Vachier-Lagrave (Francia) e Ian Nepomniachtchi (Rusia) lideraban con 4,5 puntos. Dado que la mitad de los juegos ya se habían jugado, el reglamento establece que los resultados son válidos, en lugar de reiniciar el torneo desde cero.

No es la primera vez que un evento internacional de ajedrez se interrumpe en circunstancias excepcionales como estas. En 1914 un torneo de Mannheim (Alemania), con 18 de los mejores jugadores del momento, fue interrumpido cuando Alemania declaró la guerra a Rusia. La mayoría de los participantes se apresuraron a viajar de regreso a casa, con una excepción notable: el ruso Efim Bogoljubov que se quedó atrás, y después de casarse con una mujer alemana se quedaría allí permanentemente, sin volver a salir del país nunca más. Algo similar sucedió durante la Olimpiada de Ajedrez de Buenos Aires en 1939, cuando estalló la Segunda Guerra Mundial a la mitad del evento. El equipo inglés abandonó la competición de inmediato, pero la mayoría siguió jugando. Alemania ganó la medalla de oro, pero perdió la guerra. Varios participantes permanecieron en América del Sur durante algún tiempo,

"El anuncio de hoy sobre la reanudación de los Candidatos es otro paso positivo para los aficionados y jugadores del ajedrez. El ciclo del Campeonato Mundial es una de las tradiciones deportivas más antiguas del mundo, y es deber de la FIDE protegerlo y asegurar su continuidad. Esto también es un evento crucial para incrementar la popularidad del ajedrez en el mundo”, explica el presidente de la FIDE. "Somos conscientes de que millones de aficionados esperan ver a los mejores ajedrecistas del planeta de vuelta en el tablero de ajedrez, y no hemos escatimado esfuerzos para hacerlo posible a pesar de las difíciles circunstancias. Como hemos destacado en varias ocasiones, reanudaríamos la competencia solo cuando se considere seguro hacerlo bajo la dirección de las principales autoridades de salud pública".

"Además de Tbilisi, también estamos en contacto con otras posibles ciudades anfitrionas de varios países a los que podría trasladarse el evento, en caso de que reaparezcan restricciones adicionales en Rusia y Georgia", explica Emil Sutovsky, Director General de la FIDE.

Te gustó?
Sin votos (todavía)

Biografías


Publicaciones de invitados