Enviado por Chesscampus el Dom, 08/11/2020
Tablero en las nubes

En términos generales, hay dos formas en que un gran maestro puede vencer a un amateur. O juega bien, y la diferencia entre los dos es demasiado para que el amateur la maneje, o juega mal y gana por pura persistencia. Veamos algunas diferencias típicas entre grandes maestros y amateurs.

Los grandes maestros manejan mejor las piezas

Kasparov dijo que los "verdaderos jugadores de ajedrez" saben dónde colocar las piezas. Yo añadiría que no sólo eso, sino que además saben cuándo hacerlo, esto es, cuándo han de preparar un ataque, o cuándo avanzar un peón, o cuándo activar su Rey, etc.

Si eres un aficionado y quieres mejorar tu juego, te aconsejo que mires los juegos de grandes maestros "simples" (evita los más complejos y confusos) y trates de averiguar por qué el gran maestro pone sus piezas donde lo hace.

El cambio en tu forma de pensar será bárbaro.

Los grandes maestros piensan de una manera menos forzada

He descrito este fenómeno otras veces. Básicamente, hay una tendencia a pensar en la línea de "Yo voy allí, luego él tiene que ir allí, luego yo voy allí, luego él tiene que ir allí ...".

Como regla general, este tipo de proceso de pensamiento no es particularmente útil. Limita nuestro pensamiento y, por lo tanto, puede hacer que pasemos por alto alternativas favorables para nosotros y, lo que es más importante, para nuestros oponentes. Sin embargo, en unos pocos casos puede producir un beneficio sorprendente. Creo que, en ciertas situaciones, esta forma de pensar puede tener el efecto sutil de forzar nuestra voluntad sobre el oponente.

Es casi como lanzar un hechizo, haciéndoles creer que hay un camino "natural" para el juego, y al final habrá algún tipo de conclusión. El oponente puede captar inconscientemente esta forma de pensar y quedar "hipnotizado" para seguirnos por el camino de su posterior desaparición.

Los grandes maestros saben que una ventaja posicional es mejor que una ventaja material

En mi experiencia, los amateurs son reacios a tomar material extra cuando deberían, pero tienden a hacerlo cuando no deberían.

Creo que se trata de confianza. Cuando estás bajo presión de un gran maestro, puede ser psicológicamente difícil aceptar un peón o una pieza en oferta. A menudo, los amateurs eligen tomar una posición peor con la igualdad material y, posteriormente, son golpeados. Al mismo tiempo, tienden a sacar provecho de una ventaja posicional demasiado pronto, en lugar de mantener la presión. Nuevamente es una cuestión de confianza. Si no crees en tus propias habilidades, es menos probable que confíes en tu evaluación de la posición y, en consecuencia, busques algún tipo de seguridad fuera de tí mismo, como un peón extra.

Ante las ingeniosas ideas de los grandes maestros, los amateurs eligen continuamente el camino equivocado cuando se trata de decidir a qué material aferrarse y qué material atacar.

Los grandes maestros generalmente obtienen alguna ventaja en la apertura

La mayoría de los grandes maestros son trabajadores diligentes. Y a la mayoría de los trabajadores del ajedrez les gusta estudiar la apertura, debido a su naturaleza concreta.

Personalmente, no creo que la apertura sea la parte más importante del ajedrez para estudiar, sino algo a lo que solo debes prestar atención cuando tienes todo lo demás bajo control. Pero dado que nadie alcanzará nunca un nivel en el que el resto de su juego está bajo "control", la actitud correcta hacia el estudio de la apertura debe ser aumentarla a medida que mejora. Para cuando alcances el nivel de gran maestro, probablemente deberías ocupar aproximadamente el 50% de tu tiempo de estudio, en lugar del 95% que parece pensar la mayoría de los jugadores atrapados entre 2500 y 2600.

En cualquier caso, debemos pensar detenidamente en nuestra elección de aperturas, especialmente cuando nos enfrentamos a un gran maestro bien preparado. Una preparación descuidada puede hacer que el amateur no tenga ninguna oportunidad de jugar.

Los grandes maestros siguen adelante

Probablemente el atributo más importante de un gran maestro es su tenacidad. Si quiere ganar un juego, luchará hasta que solo queden reyes en el tablero. Incluso si tiene un mal día y arruina la ventaja en la apertura y no logra progresar desde su ligera ventaja en el medio juego y llega un final temprano, seguirá adelante hasta que no le quede ninguna esperanza. Esto se debe en parte a que los grandes maestros son obstinados, una cualidad que es invaluable en la búsqueda del título, y en parte a que saben que esta actitud genera resultados con más frecuencia de lo que esperan sus oponentes aficionados. He experimentado en muchas ocasiones que a mis oponentes les resulta casi ridículo que yo continúe jugando en una posición "empatada", solo para ganar el juego de todos modos. A veces, después de la partida, estos mismos oponentes intentarán convencerme de que no valía la pena jugar en la posición, a pesar del resultado final.

A menudo, el amateur jugó muy bien, pero finalmente no fue recompensado por sus esfuerzos porque de alguna manera, en algún momento dejó de perseguir la victoria.

Para resumir, las siguientes cualidades son generalmente las que diferencian al gran maestro del amateur:

  • Manejo de piezas
  • Pensamiento no forzado
  • Elección entre ventajas materiales y posicionales
  • Conocimiento práctico de la apertura
  • Espíritu de lucha

Por lo tanto, si eres un amateur que desea progresar hacia el nivel de gran maestro, mi recomendación sería enfocarte en estos cinco temas.

Qué piensa el gran maestro cuando juega contra un amateur

Al jugar contra oponentes de menor calificación, he descubierto que, en términos generales, el juego tiende a seguir una de las tres historias principales.

El primer escenario y el más obvio implica una victoria relativamente suave para el jugador más fuerte.

Por lo general, obtendrá alguna ventaja en la apertura (o una cómoda igualdad si juega con negras), antes de aumentar la presión hasta que el oponente se derrumbe, llevando el juego a su conclusión natural, al menos como se ve a través de los ojos del ganador y la mayoría de los espectadores.

Muy a menudo las cosas son más borrosas. El jugador más fuerte cae en una posición peligrosa o incluso perdedora, pero se las arregla para mantener el juego lo suficientemente complicado como para plantear problemas prácticos a su oponente, a los que eventualmente sucumbe. El gran maestro da un suspiro de alivio y el aficionado maldice su ineptitud y/o "mala suerte".

La tercera y menos común historia es similar a la segunda, excepto que esta vez el amateur se mantiene firme y logra poner a dormir a su ilustre adversario. (Incluso los grandes maestros no son inmunes a episodios ocasionales de "mala suerte").

Mi propia carrera ajedrecística ha presentado un cierto número de todos estos escenarios.

Cuando se juega con piezas blancas, la estrategia habitual, al menos para un teórico como yo, es ejercer la máxima presión sobre el oponente lo más rápido posible. Contra oponentes con calificaciones más bajas, este enfoque solía garantizarme prácticamente una gran ventaja, pero en los últimos años la ubicuidad de las bases de datos y los motores de análisis, junto con un aumento en los libros de apertura de alta calidad, ha permitido a muchos aficionados elevar considerablemente su nivel de apertura. Sin embargo, a pesar de la competencia cada vez mayor de mis oponentes, mi política con las piezas blancas sigue siendo la misma:

...es servicio y volea, máxima presión y si todo va según lo planeado, alejar al oponente rápidamente.

Obviamente, las cosas no siempre van tan bien. Una de las habilidades más importantes para cualquier jugador exitoso es la capacidad de seguir siendo competitivo en situaciones desfavorables y sumar una cantidad decente de puntos en los juegos que deberíamos perder "legítimamente".

A veces el oponente es el típico aficionado talentoso que ha decidido poner sus prioridades en otra parte. Estos jugadores a menudo carecen de tiempo para preparar sus aperturas con gran detalle, pero lo compensan con buenas habilidades de juego.

Desde mi perspectiva, cuando me enfrento a un amateur fuerte del nivel de IM, mi mayor temor es que encuentren una manera de forzar un empate con una línea de apertura preparada. Saltaré a través de aros, cambiaré mis aperturas y haré todo lo que pueda para evitar que esto suceda, pero no siempre es fácil. Si, por otro lado, el amateur llega al tablero listo para pelear y con el objetivo de vencerme, doy la bienvenida al desafío. Si el resultado no me sale bien, me quito el sombrero.

Sin embargo, sigo pensando que este es el enfoque correcto para el jugador de mayor calificación. El amateur tiene sus oportunidades, pero el maestro prevalece la mayoría de las veces. El jugador más fuerte no debe tener miedo de correr riesgos calculados, y debe confiar en que sus habilidades superiores marcarán la diferencia en posiciones complejas, incluso un poco arriesgadas. Este enfoque combativo me ha brindado buenos éxitos.

Ningún Gran Maestro del ajedrez, ni siquiera aquellos clasificados entre los más grandes de todos los tiempos, llevó el sello de la gloria y la fama desde su nacimiento; no había nada predeterminado sobre su éxito posterior. Por supuesto, la Madre Naturaleza nos ha dotado a todos con diversos dones y habilidades. Algunos de nosotros nacemos con un fino sentido auditivo, otros se benefician de una memoria fenomenal (que, dicho sea de paso, ¡de ninguna manera es lo mínimo que un jugador de ajedrez elegiría tener!), mientras que ciertos individuos poseen un rasgo particular o un conjunto de rasgos, que son propicios para triunfar en el ajedrez.

Y, sin embargo, incluso para alcanzar el rango de un "mero" Gran Maestro con una calificación de alrededor de 2500, y mucho menos el nivel de un jugador de clase mundial, el talento de ajedrez por sí solo es totalmente insuficiente. Todos los Grandes Maestros (no solo aquellos con el prefijo "super-") han recorrido un largo camino de estudio y práctica diligentes. Los aprendices más capaces, como Magnus Carlsen y Sergey Karjakin, han obtenido el título de Gran Maestro a los siete u ocho años de haber aprendido el juego por primera vez (Magnus lo logró a la edad de trece años, Sergei a los doce), lo que puede parecer mucho tiempo para un profano, pero es, como puede atestiguar cualquiera que conozca la competición, un período de tiempo extraordinariamente rápido.

Considero que mi principal talento ajedrecístico, el que poseía en mayor medida que los rivales de mi edad que se destacaban como tácticos, fue mi rápida asimilación de los patrones típicos del ajedrez, mi fácil absorción de los planes básicos para jugar con varias estructuras de peones y así sucesivamente. Todas estas cosas se pueden colocar bajo el título de la cultura general del ajedrez de un jugador, la fuerza subyacente que da forma a nuestra filosofía del ajedrez.

Me inclino a pensar que la educación superior en ajedrez, combinada con la experiencia en el juego, es lo que constituye la principal ventaja que tienen los profesionales sobre los aficionados. Permítanme citar un extracto del libro más vendido de Garry Kasparov "Cómo la vida imita al ajedrez":

Un Gran Maestro almacena miles de patrones y fragmentos de información de ajedrez en su memoria, y constantemente recurre al juego práctico para agregar a este almacén (aunque el hecho de que pueda recordar una gran cantidad de juegos y posiciones no significa en absoluto que recordar nombres, fechas, etc, le resulta más fácil). Adriaan de Groot ilustró elegantemente este factor de "memoria ajedrecística" con sus investigaciones de 1944. Con la esperanza de descubrir los secretos del ajedrez de alto nivel, llevó a cabo una prueba con jugadores de diversos niveles, desde ex campeones hasta principiantes. Les pidió que memorizaran una serie de posiciones de juegos reales, y luego calculó la precisión con la que reproducían estas posiciones de sus cabezas. Entre los Grandes Maestros, la tasa de éxito llegó al 92%. Con los Masters la cifra fue del 72%, y con los jugadores promedio un mero 51%.

Otra investigación, realizada en 1973 por los psicólogos estadounidenses William Chase y Herbert Simon, ayudó a una comprensión más profunda de este fenómeno. Repitieron el experimento de De Groot, pero con una adición importante: un segundo conjunto de posiciones en las que las piezas se colocaron en el tablero al azar, sin ningún fundamento de ajedrez. Al igual que con De Groot, los jugadores fuertes fueron mejores que el resto para reproducir las posiciones tomadas en los juegos.

Y, sin embargo, al recordar las posiciones artificiales, los jugadores de varios niveles lograron aproximadamente los mismos resultados. ¡Cuando no pudieron confiar en patrones familiares (que los psicólogos llaman "fragmentos perceptivos"), los maestros no mostraron un mayor poder de recuerdo!

Otras veces los amateurs pierden como resultado de un pensamiento estereotipado y una adhesión ciega a los principios generales, y de una falta de consideración debida a las características específicas de la posición. Aunque los grandes maestros son generalmente menos propensos que los aficionados a tales errores, de ninguna manera son inmunes a ellos. No son robots y no pueden funcionar constantemente sin hacer referencia a ciertos preceptos y pautas que se han establecido a lo largo de la larga historia de nuestro juego. De hecho, un conocimiento profundo de los principios típicos del ajedrez es una parte fundamental de la propia cultura ajedrecística, sin la cual uno difícilmente podría esperar tener éxito.

Por trivial que parezca, existen excepciones a todas las reglas. De hecho, si estas excepciones no existieran, el ajedrez dejaría de ser un juego tan interesante y profundo. Los GMs demuestran el buen juicio al tomar decisiones poco ortodoxas que lleven al colapso de su oponente.

La determinación y el espíritu de lucha son cualidades esenciales para los ajedrecistas de todos los niveles. Es un hecho que cualquier jugador exitoso, y mucho más un gran maestro calificado con más de 2700, poseerá esos atributos con creces.

Sin embargo, hay algunos individuos destacados que son luchadores hasta la médula de sus huesos; jugadores que, sin importar cuán empatados, desfavorables o perdidos parezcan estar en la posición, buscarán obstinadamente todas las oportunidades posibles para un resultado exitoso. Como un boxeador que se defiende después de haber sido derribado, están listos una y otra vez para levantarse y continuar la búsqueda de su propio golpe de nocaut.

Mi opinión sobre el futuro

No muchos grandes maestros permanecen fieles a las aperturas de su infancia. Pocas personas saben o recuerdan hoy que en sus primeros años Vladimir Kramnik jugaba constantemente la Defensa Holandesa y la Variante Sveshnikov de la Siciliana; o que Viswanathan Anand y Boris Gelfand eran partidarios de la Defensa India del Rey; o que Peter Leko solía jugar al Grünfeld y defender al siciliano en la Variante Rauzer. Por banal que parezca, todos cambiamos con el tiempo. Nuestras opiniones, actitudes y gustos cambian de una etapa de nuestra vida a otra, y no es de extrañar que este fenómeno se extienda a nuestro juego favorito.

Con referencia a los niveles más altos de la competición, ¿por qué algunas aperturas tan interesantes y de doble filo como, por ejemplo, la Defensa India del Rey, la Holandesa y el Gambito Benko, ahora casi han quedado en desuso, en jugadores de la élite, empleándolos sólo esporádicamente?

Existe la opinión generalizada de que los mejores jugadores juegan con demasiada solidez como resultado de haber sido bien recibida en torneos de élite con premios y dinero elevados. Al ser materialmente seguros, se dice que estos jugadores carecen de la motivación para estudiar esquemas de doble filo y arriesgados. Apenas puedo estar de acuerdo con esta visión del asunto. Por el contrario, el ajedrez en los últimos años se ha vuelto más combativo que nunca. Muchos organizadores de los principales torneos se han dedicado a hacer cumplir las reglas de "Sofía". Algunos incluso han dado el paso más radical de implementar el sistema de puntuación de "fútbol", según el cual una victoria suma tres puntos y un empate uno, lo que ofrece una motivación considerable para jugar para ganar.

Creo que la verdadera explicación es algo completamente diferente. Los mejores jugadores del mundo han dedicado miles de horas de análisis y práctica a una variedad de líneas de apertura, lo que ha resultado en la acumulación de grandes cantidades de conocimiento y experiencia.

Me parece que el rechazo de determinadas aperturas a favor de otras es muy probablemente un reflejo de sus méritos objetivos. Esto de ninguna manera significa que una apertura tan perennemente popular como la india del rey sea incorrecta.

No, la cuestión es más bien que en esta apertura las negras asumen un riesgo estratégico bastante grande.

Las blancas casi siempre obtendrán una ventaja espacial tangible, lo que aumenta drásticamente el precio de un error por parte de las negras. El más mínimo paso vacilante, y las negras corren el riesgo de terminar en una camisa de fuerza posicional. Al mismo tiempo, en manos expertas, la india de rey puede ser un arma poderosa; los jugadores que poseen ingenio táctico y sangre fría pueden lograr un gran éxito con él. Un ejemplo es Teimour Radjabov, el único representante de la élite del ajedrez que se mantiene fiel a esta apertura.

Ahora invito al lector a sumergirse en las complejidades de dos aperturas diametralmente opuestas en su concepción y filosofía: la defensa eslava y la india de rey.

En ambos casos, me he centrado deliberadamente en las configuraciones que no son las más populares, para evitar quedar atrapado en un número excesivo de líneas teóricas analizadas exhaustivamente que a veces pueden conducir profundamente al final del juego. Al mismo tiempo, las características fundamentales y los planos típicos asociados a las dos aperturas principales están plenamente presentes en las subvariantes que he elegido.

Los mejores planes

En el ajedrez como en la vida, no lograremos nada sin un plan bien definido. Puede que estés bien dotado en el ámbito de las tácticas y el cálculo de variantes, pero si te desvías sin rumbo fijo de un movimiento a otro contra un oponente fuerte con una buena base estratégica, estás condenado al fracaso. No hay que olvidar que las piezas de ajedrez son un pequeño ejército y los jugadores son comandantes que deberían esforzarse por apoderarse de las fortalezas más importantes del campo de batalla.

La importancia de un plan queda subrayada por ese conocido aforismo, "mejor un mal plan que ningún plan", que, sin embargo, tiene la naturaleza de una broma y no debe tomarse demasiado en serio. El plan debe adaptarse de manera óptima a los requisitos de la posición y tener en cuenta las posibilidades del oponente.

Otras veces, el problema del amateur es que, en términos de las características objetivas de la posición, toda su estrategia de ataque está mal fundada. Las piezas del Gran Maestro colocadas armoniosamente están listas para la apertura de la posición y esto le permite lanzar un contraataque decisivo contra la monarca amateur expuesto. La capacidad de sentir el punto crítico de la lucha, el momento de dar una nueva dirección a un juego que va mal, pertenece a las habilidades esenciales de cualquier jugador fuerte.

En resumen, saber cuándo romper las reglas, la preparación de apertura, elaborar un buen plan y reconocer la necesidad de cambiar los planes propios según sea necesario, son solo algunas de las habilidades que definen la habilidad general de ajedrez, y cada una de ellas tiene un cierto significado para el jugador mientras escala en las filas del juego amateur hacia el juego profesional.

El Gran Terminator

Cada jugador tiene sus propias fortalezas y debilidades en relación con su fuerza de juego general. Sin embargo, cuando se trata de atributos fundamentales como cálculo, comprensión posicional, preparación de apertura, técnica de finales, etc., un gran maestro superará a un aficionado en diversos grados en prácticamente todos estos apartados.

Con una ventaja tan abrumadora en la potencia de fuego del ajedrez, ¡el gran maestro a veces puede parecer una máquina de matar imparable!

Obviamente, cuando el amateur es un Maestro Fide o Maestro Internacional decente, las líneas comenzarán a volverse más borrosas, aunque, por definición, el jugador con una calificación más alta aún tendrá la ventaja en la mayoría de las áreas que afectan la capacidad general de un jugador.

El resultado de un juego individual dependerá de cómo se desempeñen los jugadores en una variedad de las categorías antes mencionadas, pero en la mayoría de los casos el gran maestro eventualmente prevalecerá.

Pronto queda claro que el gran maestro tiene la ventaja en el conocimiento teórico, pero lo que es más importante, tiene una comprensión muy superior de la estructura del medio juego resultante. Un solo desliz en una jugada le da al gran maestro una breve oportunidad que no desaprovecha, el gran maestro no se equivoca y el juego se vuelve completamente unilateral.

Se podría considerar que esta es la forma prototípica en la que un gran maestro debería vencer a un aficionado, aunque, por supuesto, las cosas no siempre van tan bien. Por cierto, es extremadamente raro que un gran maestro pierda un juego de una manera humillante, ya que por lo general lo verá venir y hará todo lo posible para romper o complicar el juego de alguna manera.

Resumen: Una apertura favorable; presión posicional; debilidades a largo plazo en la posición del oponente. Si un gran maestro puede lograr estas cosas, incluso un gran maestro compañero tendrá dificultades para defenderse. Para un amateur, la tarea será casi insuperable.

El aficionado contraataca

A veces, el gran maestro juega mal la apertura, y su oponente amateur es lo suficientemente agudo como para explotar su ventaja inicial. Aunque comete algunas inexactitudes en el camino, siempre mantiene la iniciativa y no permite al gran maestro volver al juego.

Aunque una gran brecha en la habilidad generalmente superará la desventaja inicial de jugar con negras, el privilegio del primer movimiento es ciertamente un factor importante, que aumenta las posibilidades del amateur de crear problemas a su oponente; o al menos, pasar por la apertura con una posición decente.

A veces, el gran maestro intenta jugar para ganar empleando sistemas de apertura de doble filo. Obviamente, este enfoque tiene sus pros y sus contras: al desequilibrar el juego, el gran maestro reduce la probabilidad de un empate "aburrido", pero corre el riesgo de caer en dificultades en el caso de que el aficionado juegue bien.

Una de las cosas fascinantes del ajedrez es que otro jugador de habilidad general similar podría optar por una estrategia completamente diferente, esforzándose por lograr una igualdad sólida con la esperanza de superar al aficionado en un medio juego o un final simplificado. Se podría esperar razonablemente que un jugador así concediera un cierto número de empates pero sufriría menos derrotas, logrando así una puntuación porcentual similar a lo largo del tiempo.

No existe un absoluto "correcto o incorrecto" con respecto al nivel de riesgo que uno debe asumir cuando se juega para ganar contra un oponente más débil. La elección dependerá del estilo de juego y el temperamento de cada uno, así como del torneo específico del evento o de las tácticas del encuentro.

El efecto Rocky Balboa

En Rocky, de Sylvester Stallone, un boxeador a tiempo parcial tiene una oportunidad única en la vida de subir al ring con el actual campeón mundial de peso pesado. Parece irremediablemente superado y, sin embargo, contra todo pronóstico, soporta el castigo, se enfrenta cara a cara con su adversario de élite y dura las 15 rondas completas.

Los ajedrecistas (por lo general) no se golpean en la cara, pero cuando se nos presenta una oportunidad única de pelear con alguien que normalmente se consideraría fuera de nuestra liga, puede proporcionar una cantidad increíble de emoción y motivación para funcionar bien.

¿Cómo explicar su increíble actuación? Me parece que la presión y la pura emoción de enfrentarse a un gran maestro casi de otro mundo le da una increíble cantidad de motivación al amateur, y es capaz de elevar su concentración y fuerza de juego en general mucho más allá de lo que podría esperarse de una interpretación de su exigua clasificación. Esto debería servir como una advertencia para nunca subestimar a un oponente, sin importar su calificación (o la falta de una). ¡Nunca se sabe dónde podría estar acechando el próximo Rocky Balboa!

El efecto Ulises

Cualquier objeto, intensamente considerado, puede ser una puerta de acceso al incorruptible eón de los dioses.

Aunque este extracto del Ulises de James Joyce está escrito con un espíritu de broma, cuando lo leí por primera vez hace casi quince años, inmediatamente tuvo sentido a mi.

De hecho, había estado pensando en ese sentido durante algún tiempo, y su significado convirtió una nota ya perceptible dentro de mí en un acorde resonante. La oración en sí huele a pretensión, así que supongo que conviene una traducción más sencilla. Liberándonos de dioses, puertas y eones, podríamos terminar con algo como:

Cuando se estudia intensamente, cualquier parte de un todo mayor, por pequeña que sea, puede brindarle conocimientos de una magnitud mayor que la de la parte en sí

Conviene subirse al asiento del conductor al principio del juego y permanecer allí hasta el final. En primer lugar, tu confianza en tí mismo mejorará, y en segundo lugar, ¡habrás encontrado la "puerta de acceso al eón incorruptible" al aplicarte al estudio profundo de una línea de apertura!

Pensamientos finales

Hay un dicho que dice "La fortuna siempre sonríe a los jugadores más fuertes", pero ¿por qué sería así? Después de todo, el resultado de un juego concreto no es qué tan bien juegas en promedio, sino cómo juegas en ese juego específico.

La psicología seguramente juega un papel. Un gran maestro está acostumbrado al sabor del éxito y no abandona la secreta esperanza de ganar incluso en las situaciones más espantosas. Esta fe en uno mismo es crucial si se quiere aprovechar la más mínima ventana de oportunidad recibida de Caissa.

Para un amateur, la oportunidad de vencer a un oponente con una calificación mucho más alta es una ocasión excepcional. La presión asociada y la anticipación de un resultado memorable pueden terminar costándole una energía y un tiempo valiosos, lo que puede llevarlo fácilmente por el camino hacia una dolorosa caída.

Soy muy consciente del hecho de que no existe un prototipo de jugador amateur.

Recordando el famoso comentario de Tal de que "todos somos amateurs", concluiré sugiriendo que los grandes maestros pueden encontrar que tienen mucho que aprender de los no profesionales, en términos del entusiasmo provocado por el juego y la preservación del buen humor independientemente de los resultados finales.

Dado que he estado bastante cerca varias veces de perder contra un amateur, creo que puedo dar una receta bastante buena sobre cómo vencerme. Creo que incluye los siguientes ingredientes, aunque no necesariamente todos:

  • Juega una buena apertura sólida
  • Juega muchos movimientos naturales
  • Mantente preparado para atrapar la oportunidad

La idea básica de jugar una apertura sólida es jugar al hombre. No busques complicaciones contra alguien cuya respuesta a "¿cómo juega?" Siempre ha sido: "con un hacha". Es bueno que un jugador cambie de táctica si repite contra el mismo adversario.

Toma la ola de los buenos resultados, te darán un gran impulso de confianza y en pocos meses de trabajo obtendrás calificaciones de maestro.

El ingrediente final es sin duda el más importante si eres un amateur y quieres vencer a los grandes maestros. Hasta cierto punto, puedes ignorar las dos primeras partes de la ecuación si incluyes este tercer e importante ingrediente. Si tienes 2100-2350 y juegas con diez grandes maestros, lo más probable es que tengas una buena oportunidad de ganar al menos uno de esos juegos. Es vital aprovechar estas oportunidades fugaces cuando surjan.

No es una situación del todo infrecuente. Los grandes maestros también tienen días malos; se equivocan y de repente terminan en posiciones difíciles. Para el aficionado, es vital mantener la cabeza fría en esas situaciones. Recuerda que no importa quién sea el oponente, las piezas no se mueven de manera diferente; una posición perdida no se puede defender ...

Por lo tanto, debemos estar preparados mentalmente de antemano para el hecho de que podríamos tener la oportunidad de ganar el juego y decidir exactamente cómo reaccionaremos en caso de que surja esa oportunidad. Prácticamente todos los atletas de élite pasan por un proceso de visualización en el que se ven a sí mismos ganando la gran carrera. No estoy sugiriendo que el lector deba contratar a un psicólogo deportivo; sin embargo, podría ser útil dedicar unos momentos a reunir su confianza interior antes del juego, y así tener la mejor oportunidad de capitalizar cualquier oportunidad que pueda surgir.

Recuerdo una ocasión en que en la última ronda me emparejaron con un jugador de 1800. En ese momento obviamente no tenía ninguna posibilidad de ganar un premio y jugué "un poco" rápido con la esperanza de al menos darle a mi familia el alivio de un tren temprano a casa. Esto de ninguna manera pretende ser una excusa, sino simplemente recordar a los amateurs (que constituirán la mayoría de los lectores) que factores externos pueden entrar en juego en el tablero. Los grandes maestros son humanos y tendrán sus propias razones para jugar de la forma en que lo hacen, y algunas veces estas son las razones equivocadas.

Pactamos tablas rápidamente, rara vez he visto a alguien tan feliz con un empate como lo estaba aquel aficionado, sonrisa satisfecha y pies balanceándose al ritmo de la vida. La verdad es que no estaba listo para ganar un juego contra un gran maestro, pero si hubiéramos jugado, no estoy del todo seguro de que él tampoco. Obviamente, las posibilidades son altas, pero quién sabe, incluso podría haber cometido un error y haber perdido el juego. ¿Quién soy yo para juzgar lo que hace felices a otras personas? A mi esposa no le importaba lo más mínimo que yo no ganara ningún premio en el torneo, pero estaba muy feliz de que lográramos volver en el primer tren de regreso a casa.

Te gustó?
Sin votos (todavía)

Biografías


Publicaciones de invitados