Jugadas perfectas del negro

En general podemos decir que lo que es bueno para las blancas también debe ser bueno para las negras, y lo que es malo para las blancas puede ser todavía peor para las negras. Por ejemplo, las cinco primeras jugadas perfectas de las blancas son tan buenas que ¡las negras pueden responder, en cada caso, con la jugada simétrica!

Por otra parte, la jugada 1... g5 es sinónimo de suicidio. Por supuesto, la primera jugada blanca puede inhibir determinadas respuestas y reducir el valor de otras. Las siguientes secciones mostrarán cómo deberían y cómo no deberían jugar las negras. En todos los casos, asumiré que las blancas han abierto con jugadas perfectas. Si las blancas no lo han hecho así, las negras deberían realizar las mismas buenas jugadas, pues lo que sucederá en tal caso es que conseguirán una excelente posición en menos tiempo.

Las jugadas perfectas son aquéllas que ayudan a realizar al menos uno de los objetivos declarados de la apertura, sin que tengan defectos estratégicos o tácticos.

A) 1.e4

Las negras disponen de siete respuestas perfectas a esta primera jugada blanca, tal y como se indica en el siguiente diagrama.

perfectas negras e

1... c6

Aunque libera una diagonal para la dama, el principal propósito de 1... c6 es controlar la casilla clave d5. Las negras piensan seguir con 2... d5, de modo que después de, por ejemplo, 2 d4 d5 3 exd5 cxd5! , su influencia en el centro es idéntica a la de las blancas. Así, 1... c6 es no sólo un movimiento fundado, sino que prepara, además, la agresión al activo peón blanco de e4. Es una apertura segura y correcta, llamada Defensa Caro-Kann, muy popular entre los estrategas. El ex campeón mundial Tigrán Petrosián ha sido uno de sus más fieles adeptos y el campeón actual, Anatoli Kárpov, la eligió para su enfrentamiento con Spasski.

1... c5

Las negras ejercen una presión inmediata en la casilla d4 y se disponen a incrementarla con … Cc6. Se trata de la famosísima Defensa Siciliana, que en su día fue la defensa exclusiva de Robert James Fischer, en respuesta a 1 e4.

1... d6

Las negras protegen la casilla e5 y abren la diagonal del alfil de dama. Normalmente, a esta jugada le siguen 2... Cf6 y 3 … g6, para llegar así en la Defensa Pirc. Hasta mediados de los años cuarenta se consideraba una defensa inferior, pero ahora está reconocida como una apertura perfectamente satisfactoria.

1... e6

Este avance puede considerarse análogo a 1... c6. Las negras pretenden cuestionar el predominio del peón blanco de e4 con 2... d5 -de paso que controlan la casilla d5 - para presionar en e4. Con este movimiento quedan abiertas las diagonales de la dama y del alfil de rey. Se trata de la famosa Defensa Francesa, favorita, entre otros, del excampeón mundial Mijaíl Botvínnik, así como de los prestigiosos grandes maestros Wolfgang Uhlmann, Víktor Korchnói y Lajos Portisch, en cuyo repertorio ocupa un lugar preponderante.

1... e5

Una jugada tan buena como la primera de las blancas: controla e5 y ataca d4, de paso que abre sendas diagonales a su dama y a su alfil de rey. No obstante, dado que este peón no está protegido, las negras tendrán que soportar una inminente presión sobre él. Para determinar la apertura se requieren más jugadas.

1... Cf6

Lógica desde el punto de vista estratégico, pues el caballo de rey se desarrolla por su mejor casilla y ataca, incluso, el peón blanco de e4.

Naturalmente, las blancas pueden expulsar el caballo con el avance 2 e5, que gana tiempo para una nueva jugada. Esta defensa es invención del que fuera campeón del mundo Alexander Alekhine, en los primeros días de la era hipermoderna (años veinte) y, por tanto, lleva su nombre. La defensa consolidó definitivamente su corrección teórica cuando Fischer la introdujo, en dos ocasiones, en su duelo de 1972 contra Spasski.

1... g6

Las negras desarrollarán su alfil de rey hacia el centro, con 2... Ag7, y prepararán al mismo tiempo un rápido enroque corto. Dado que esto concede a las blancas la posibilidad de construir un fuerte centro, durante mucho tiempo se pensó que el plan de las negras era un tanto dudoso. Los últimos análisis muestran que las negras pueden afrontar la inicial superioridad enemiga en el centro, de modo que 1... g6 debe considerarse como una jugada perfectamente buena. No obstante, las negras deben entender muy bien los matices de esta defensa, pues de otro modo el centro blanco puede ahogarlas. Algunos autores llaman a esta apertura “Defensa Moderna” pero, puesto que tal denominación parecerá ridícula dentro de unos años, la genérica “Defensa del Fianchetto de Rey”, o su nombre histórico “Defensa Robatsch”, por el gran maestro austriaco Karl Robatsch, me parecen más apropiados.

B) 1.d4

Las negras también disponen, en este caso, de siete respuestas perfectas, tal y como se observa en el siguiente diagrama.

perfectas negras d

1... c6

Se prepara para continuar con la deseable, a efectos centrales, 2... d5. Después de 2 c4 d5 las negras han planteado la Defensa Eslava contra el Gambito de Dama Rehusado, mientras que tras 2 e4 d5 se llega, por transposición, a la Defensa Caro-Kann. Aunque rara vez puesta en práctica, 1... c6, seguido de 2... d5, es una jugada ciertamente perfecta.

1... c5

Las negras desafían de inmediato al peón de dama blanco. Después de la respuesta normal, 2 d5, las negras pueden elegir entre 2... e5, que plantea una antigua formación Benoni, o seguir agrediendo al peón avanzado blanco con 2... e6, lo que conduce a la Defensa Benoni Moderna. En cualquier caso, las blancas conservan una clara ventaja de espacio, que exige una defensa precisa de las negras, cuyas perspectivas, pese a ello, son buenas.

1... d6

Esta jugada disputa el control de e5 y deja paso al alfil de dama.

Después de 2 c4 Cf6, el juego deriva hacia formaciones de la India de Rey, y después de 2 e4 Cf6, normalmente la lucha se encamina hacia variantes de la Defensa Pirc (véase, en defensas a 1 e4). La inmediata 1... d6 no es muy frecuente, pero coincide plenamente con los principios de apertura.

1... d5

Con las mismas ideas que la excelente primera jugada blanca: control de d5, ataque a e4, apertura de una diagonal para el alfil de dama y eventual desarrollo de la dama blanca.

1... e6

Esta jugada controla d5 y abre líneas tanto a la dama como al alfil de rey. Después de 2 e4, las negras entrarán en la Defensa Francesa con 2... d5; mientras que en caso de 2 c4 las negras pueden elegir entre llevar el juego al Gambito de Dama Rehusado con 2... d5, y proseguir con el desarrollo de su flanco de rey con 2... Cf6.

1... Cf6

La respuesta más flexible de las negras y, actualmente, la más popular en el ajedrez de competición. Al desarrollar el caballo de rey hacia el centro, las negras cumplen con todos los objetivos de la apertura.

1... g6

Con las mismas ideas que cuando esta jugada se realiza contra 1 e4: fianchettar el alfil de rey y preparar el enroque corto. Después de 2 c4 Ag7, el juego evoluciona según las aperturas cerradas del peón de dama, mientras que tras 2 e4 Ag7, resulta un juego más característico de las aperturas del peón de rey.

C) 1.c4

Una vez más, las negras disponen de siete jugadas perfectas, tal y como muestra el siguiente diagrama.

perfectas negras c

1... c6

Las negras piensan atacar el peón de e blanco, con 2... d5, y establecer así un firme control del punto d5. Después de 2 d4 d5, resulta la Defensa Eslava, y en caso de 2 e4 d5, queda planteada la no menos frecuente Defensa Caro-Kann.

1... c5

De nuevo, una respuesta simétrica a la de las blancas. Las negras ejercen presión en la importante casilla d4, se disponen a desarrollar su caballo de dama por la casilla ideal (c6), y le han abierto una diagonal a la dama para que pueda jugar en su flanco.

1... d6

Protege la casilla e5 y abre paso al alfil de dama. Las negras pueden seguir con 2... e5, 2... Cf6, o incluso 2... g6, según sus propios deseos. Aunque no es lo más habitual, 1... d6 es excelente en todos los aspectos.

1... e6

Protege d5 y libera dama y alfil de rey. Las negras piensan continuar con 2... d5 ó 2... Cf6.

1... e5

Un plan activo, con el que las negras ocupan una casilla central clave, atacan d4 y abren paso a la dama y al alfil de rey.

1... Cf6

De nuevo, la respuesta más flexible que cubre todos los objetivos de la apertura. Las negras pueden proseguir eligiendo entre un amplio número de sistemas, como 2... c6, 2... e5, 2... e6 y 2... g6.

1... g6

Las negras demuestran de inmediato que quieren fianchettar su alfil de rey. Se trata de un plan muy flexible y, puesto que con su primera jugada las blancas no han situado su peón en una casilla central básica, las negras no tienen que preocuparse porque las blancas puedan construir un centro anormalmente fuerte.

D) 1.Cf3

Como muestra el diagrama, las negras cuentan con las siguientes siete jugadas perfectas.

perfectas negras C

Ya hemos visto anteriormente estas jugadas, y aquí se repiten sus mismos méritos por las mismas razones. Dado que 1 Cf3 no es un golpe activo, las negras no tienen necesidad de preparar … d5 con la previa 1... c6. Sin embargo, 1... c6 no tiene nada de malo y, a menudo, se llega a la misma posición después de 1... d5. La popular Apertura Reti, por ejemplo, puede empezar así: 1 Cf3 d5 2 c4 c6, o bien en este orden: 1 Cf3 c6 2 c4 d5.

E) 1.g3

Dado que ésta es la jugada menos activa de las blancas, las negras disponen nada menos que de ocho buenas jugadas posibles, tal y como muestra el diagrama.

perfectas negras g

Todas estas jugadas se han comentado antes extensamente, y el mismo razonamiento puede aplicarse aquí en cada caso. Lo que es bueno contra una apertura suele ser bueno contra otra porque se aplican los mismos principios de apertura. Las ocho jugadas perfectas de las negras, según tales principios, son las mostradas. A menos que haya una razón clara y concreta por la que alguna de ellas no sea factible, no puede equivocarse si elige uno de estos movimientos, sea cual haya sido la primera jugada blanca.

Hay otra primera jugada para las negras que merece mención especial. A finales de los años setenta, los maestros británicos, liderados por Anthony Miles y Raymond Keene, comenzaron a jugar 1... b6 generalmente con éxito. La idea subyacente en la jugada es similar a la de 1... g6, en cuanto a que el alfil fianchettado dominará dos importantes casillas centrales básicas. En el caso de 1... b6, concretamente d5 y e4 . No obstante, en comparación con 1... g6, 1... b6 tiene la desventaja de que no hace nada por colaborar con la seguridad de su rey mediante el enroque (puesto que el enroque largo es generalmente inapropiado en estas variantes). La ausencia de enroque significa que el rey negro puede permanecer menos seguro y que el contrajuego de las negras en el centro no está reforzado por el alfil de rey. Como compensación parcial para las negras, el alfil de dama fianchettado puede atacar de forma natural el peón de rey blanco, si es que las blancas optan por un fuerte centro con un temprano e4.

Es demasiado pronto para dar una respuesta definitiva en cuanto al valor objetivo de las defensas que se inician con 1... b6. La teoría ajedrecística, con su interminable búsqueda de la verdad, aportará la respuesta a su debido tiempo. Mi dictamen es que 1... b6 es un poco pasiva para ser objetivamente considerada una jugada perfecta. Sin embargo, no es más que muy ligeramente inferior a las jugadas calificadas de perfectas. Es posible que tras la menos activa 1 Cf3, 1... b6 no presente deficiencias teóricas.

Anterior
Siguiente