Gambito de Dama

Durante la mayor parte del siglo XIX, romanticismo y ataque estaban a la orden del día, y la primera jugada de las blancas era, invariablemente, 1 e4. Sin embargo, al aproximarse el fin de siglo los mejores maestros comprendieron que abrir el juego con 1 d4 tenía mucha más lógica ajedrecística. En un aspecto no había el menor desacuerdo: la mejor respuesta a 1 d4 era 1 … d5.

El razonamiento subyacente en 1 … d5 era (y sigue siendo) totalmente correcto. Las negras imitan la fuerte jugada central de las blancas y lucharán para conservar el control de su importante casilla d5. Dado que la dama ya protege esa casilla, la tarea de las negras es bastante más fácil que en las aperturas derivadas de 1 e4 e5. Debido a su corrección y solidez, el Gambito de Dama Rehusado ha resistido la prueba del tiempo, y hoy disfruta de la misma reputación que disfrutaba cien años atrás.

La característica más destacable de 1 … d5, seguido de 2 … e6, es su solidez. Este sistema es el preferido por aquellos maestros habituados a defender posiciones ligeramente restringidas, en las que saben cómo conseguir, llegado el momento, una correcta igualdad. El juego de las blancas en el Gambito de Dama normalmente se inicia en ese flanco o en el centro. No obstante, en los casos en que se abre el centro, eso suele significar que la escena de la lucha se trasladará al flanco de rey.

El enfoque de las negras, por lo general, es defenderse en cualquier sector en el que ataquen las blancas, y las oportunidades de aquéllas pueden producirse como consecuencia de una excesiva expansión de las blancas.

Naturalmente, cada variante concreta tiene sus propias claves, pero la variante principal y las alternativas más importantes son como sigue:

1 d4 d5 2 c4

Posición inicial en el Gambito de Dama
Posición inicial en el Gambito de Dama

Las blancas atacan de inmediato el puesto central enemigo desde el flanco. Esta apertura se llama Gambito de Dama, mas el nombre no parece muy apropiado. En efecto, la palabra “gambito” sugiere riesgo o sacrificio, y en el Gambito de Dama las blancas no arriesgan nada. Las negras pueden capturar el peón de c4, pero no pueden permitirse tratar de conservarlo. Después de, por ejemplo, 2 … dxc4 3 Cf3 a6 4 e3 b5?! 5 a4, las blancas pueden estar seguras de recuperar el peón, con una ventaja de apertura mayor de la normal. Dos ejemplos:

  • 5 … c6 6 axb5 cxb5 7 b3! cxb3 8 Axb5+!, o bien
  • 5 … Ab7 6 b3!

No obstante, 2 … dxc4 desempeña un papel en la teoría de aperturas y se llama Gambito de Dama Aceptado. Después de 3 Cf3, las negras devuelven el peón capturado y tratan de completar rápidamente su desarrollo. Las dos ideas principales son:

  • 3 … a6 4 e3 Ag4 5 Axc4 e6 6 h3 Ah5 7 Cc3 Cf6 8 0-0 Cc6 9 Ae2 Ad6; y
  • 3 … Cf6 4 e3 e6 5 Axc4 c5 6 0-0 a6 7 De2 b5 8 Ab3 Ab7

Como puede verse, en ambos casos el desarrollo de las negras es correcto, aunque las blancas tienen una perceptible superioridad en el centro. Según la teoría de aperturas, este Gambito de Dama Aceptado es un sistema de apertura totalmente satisfactorio. Con todo, la superioridad central de las blancas, lograda sin el menor riesgo, me sugiere que es bastante más fácil jugar aquí con blancas que con negras. La popularidad del Gambito de Dama Aceptado ha variado a lo largo de los años y actualmente ha vuelto a experimentar cierto auge.

Anterior
Siguiente