Apertura Inglesa

Introducción

El surgimiento de la Apertura Inglesa se remonta a los comienzos del Ajedrez. Según los historiadores más reputados, se remonta a la muerte de Andrés François Danican Philidor en 1795, hablamos del autor de la cita: “Los Peones son el Alma del Ajedrez”.

Durante el siglo XVIII Francia continuó estando en la cima del ajedrez. Jugadores de la talla de Verdoni, Dechapelle y, sobre todo, La Bourdonnais aplastaban a sus rivales, como es de suponer los jugadores ingleses no estaban exentos de esta lista.

Pero no fue hasta el 1843, que en el legendario café “La Regence” se organizó un match histórico, entre San Aman y Staunton. Mucha fue la desilusión del público francés, ya que el jugador inglés derrotó a su famoso adversario. Se cuenta que en el match durante las primeras ocho partidas San Aman solo logro empatar un encuentro. Lo cierto es que contrariamente al espíritu de la época, Staunton jugó un ajedrez “lento”. Él se sentía cómodo en posiciones dónde no había ningún enfrentamiento directo entre las piezas, es decir, gustaba de las posiciones cerradas y donde primaran las maniobras.

Cuentan los historiadores que en el match Staunton respondía a 1.e4 con 1…c5, lo cual llevaba a su juego favorito, ya que por ese tiempo se consideraba a las líneas basadas en la jugada d4 como muy prematuras en la apertura. Y como consecuencia por extrapolación comenzó a jugar 1.c4, como es lógico su adversario no estaba preparado para enfrentar (y mucho menos con éxito) el surgimiento de una nueva apertura.

Y es así como surge esta popular y solida apertura que ha llegado hasta nuestros días. De hecho es nombrada Apertura Inglesa, por el simple hecho de hacer honor al país donde por primera vez se hizo realmente popular la apertura, y es claro que por entonces la misma se jugaba sin ninguna preparación consecuente, y se empleaba para evitar “lo conocido”.

Algunos años después jugadores de la época clásica, como Reti, Tartakower y Breyer, comenzaron a proponer una nueva forma de desarrollar las piezas en el Ajedrez, o más bien sostenían que el control central en plena apertura también se podía establecer no solo con peones, sino con piezas.

En los primeros años del siglo XX estos jugadores estuvieron a la vanguardia de este movimiento, y al mismo tiempo comenzaron a popularizar la Apertura Inglesa. Uno de los primeros golpes de popularidad se dio de la mano Reti cuando rompió la cadena del Campeón Mundial José Raúl Capablanca, de ocho años sin perder una partida. Pero aun con esto muchos jugadores la consideraban sospechosa, hasta el mismo Alekhine.

Por la segunda mitad del siglo XX, justo después de la Segunda Guerra Mundial, la Escuela Rusa toma mayor fuerza, con el flamante Campeón Mundial Mikhail Botvinnik, cambiando y dándole el toque de cientificidad que faltaba al Ajedrez. Por entonces se comienza a ver la Apertura Inglesa como un “planteo serio”, hasta que finalmente Botvinnik la adoptó dentro de su repertorio alternativo para alternar con su fuerte 1.d4.

El siguiente gran logro sucedió en el famoso encuentro entre el por entonces Campeón Mundial Boris Spassky y el retador Robert James Fischer, en 1972, para muchos entendidos este fue calificado como el match del siglo. Lo curioso sobre este match es que por entonces, Fischer tenía un repertorio bastante fijo, y Korchnoi aconsejó a Spassky que Fischer probablemente ensanchara su repertorio, precisamente con la Inglesa. Spassky no hizo caso de las predicciones de su compatriota, y pagó por su descuido. Fischer jugó cuatro veces la Inglesa en el match, ganando dos veces y entablando otras dos.

En su inicio la Apertura Inglesa se constituyó como sistema para “evitar la teoría”, pero todo cambió cuando la apertura recibió su definitivo golpe de popularidad, cuando Gary Kasparov usó 1.c4 como su arma principal en su match contra Karpov en Sevilla 1987, donde el gran trabajo analítico hecho por Gary Kasparov dio un gran empujón al desarrollo de esta apertura.

Entre algunos ilustres que, en algún momento de su carrera, incluyeron la Apertura Inglesa en su repertorio, cabe citar a: Korchnoi, Smyslov, Uhlmann, Andersson, Hort, Karpov, Kasparov, Tal, Petrosian, Botvinnik, Capablanca, Anand, Euwe, Kramnik, Khalifman, Carlsen, Nakamura, Topalov…

Esta es una apertura para jugadores que gusten de posiciones estratégicas con juego de maniobras. Aunque si observamos a los jugadores mencionados, muchos de ellos se conocen en la historia del Ajedrez por ser jugadores extremadamente tácticos.

La Apertura Inglesa cuenta con dos variantes principales, la variante clásica (siciliana invertida) y la variante simétrica:

  • Variante clásica (siciliana invertida): 1.c4 e5 2.Cc3 Cf6 3.Cf3 Cc6
  • Variante simétrica: 1.c4 c5 2.Cf3 Cf6 3.Cc3 e6

Ideas estratégicas

El juego con las piezas blancas en la apertura Inglesa se basa principalmente en dos ideas, en primer lugar, en el juego sobre el flanco dama, al presentar una ventaja en espacio en este lado del tablero, gracias a c4. Y en segundo lugar, dominar el centro con piezas para luego ocuparlo con peones o atacarlo con la agresión lateral. Esto sucede de dos formas: las blancas cierran el centro con e4, para luego jugar d4, quedando con ventaja espacial, y un centro fuerte con la columna d abierta a su favor; o bien, con e3 y d4, abriendo la columna e, mientras que los peones c4 y d4 brindan ventaja en espacio y el control de las casillas principales centrales.

El segundo jugador retrasa ligeramente su desarrollo en el flanco dama dando prioridad al flanco rey.

La jugada que caracteriza el plan blanco es b4 y en su apoyo van todos los peones de este sector, esta avalancha de peones se hace más temible si cuentan con Ag2, que situado en la gran diagonal presiona los peones negros.

Pero el avance de los peones en el flanco dama no gana por sí solo, el primer jugador debe situar detrás de estos sus piezas mayores, la dama y el par de torres. Por ejemplo, las torres en b1 y c1 y la dama en b3 ó c2, imprimiendo gran potencia al avance de peones. Hay que destacar que en ocasiones las blancas sacrifican peones en este lado para lograr la penetración de sus torres.

Por su parte el alfil de casillas oscuras se retrasa un poco en el desarrollo, a la espera de que el desarrollo del juego determine su mejor ubicación. En ocasiones este alfil sale por g5 clavando al caballo de f6 y después de esto las blancas tienen la molesta amenaza Cd5, esto permite la opción de cambiar el Alfil por el Caballo si se necesita mayor control sobre d5. Otra salida típica es Ab2 que proyecta su acción sobre la gran diagonal y cuenta con la posibilidad de Aa3, donde también ofrece buenas perspectivas.

Anterior
Siguiente