El peón libre

Si un peón libre se adelanta en el campo del oponente y está bien sostenido por sus piezas, el peón libre puede constituir una fuerza real y una ventaja importante.

Sin embargo, tenemos que evaluar lo fuerte que puede ser el bloqueo que el oponente construirá y si el peón libre puede ser suficientemente defendido contra los ataques.

El peón, la pieza más débil del tablero, tiene la habilidad especial de convertirse en la pieza más fuerte una vez que alcanza la octava fila (coronando). Sin embargo, el peón es obstruido en su camino por 3 peones oponentes (1 en la misma columna y 2 en las columnas adyacentes -excepto los peones marginales-). En este capítulo, estudiaremos el caso especial del peón que no está obstruido por los peones adversarios (faltan los 3 peones): el peón libre.

El siguiente diagrama no representa una posición, sino tres situaciones distintas de peón libre:

peón libre

  1. El peón b3 blanco es libre. Sin embargo, durante el medio juego, este peón es más débil que un peón fuerte. La debilidad consiste en su posición retrasada en una columna abierta. Además, aquí, el peón está fuertemente bloqueado y limita la actividad de las propias piezas.

  2. El peón blanco e5 está libre y pasado (el peón está en la segunda mitad del tablero). Otro aspecto importante con respecto a este peón es que el peón está en el centro y el Rey negro está cerca del peón y de la casilla de coronación, así que la posibilidad de coronación se reduce.

  3. El peón h4 blanco es un peón libre y distante. Durante los finales, los peones libres son más peligrosos en columnas marginales, forzando así a las piezas adversas a tomar una posición desagradable en el borde.

La fuerza y el uso del peón libre

Un peón libre (no el primer caso del peón retrasado) es un elemento de gran importancia. La existencia de un peón libre puede traer una ventaja importante y hay las siguientes formas de emplearlo.

A) La amenaza de la coronación

Coronar un peón trae una enorme diferencia material y, en la mayoría de los casos, el final de la partida. Es casi como el jaque mate, por lo que el avance de un peón libre y la amenaza de coronación tiene una gran importancia. Por lo tanto, el avance del peón libre debe ser sostenido (o detenido) por TODAS las piezas.

En esta posición de la partida Spassky vs Petrosian, 1969, el peón libre blanco ya está en la posición más avanzada, en la séptima fila. El negro tiene dos peones libres que no son peligrosos aquí, ya que están lejos de las casillas de coronación.

peón libre

El peón blanco está sostenido por todas las piezas blancas, una condición y una garantía de éxito.

El negro debe mover, pero no puede salvar la partida. Es instructivo analizar las variantes y observar la gran implicación de las tácticas.

  • 27… Dxd4 28. Txd8 Txd8 29. Te8++

  • 27… g6 28. Txd8 Dxd8 29. Dxb5 +-

  • 27… b4 28. Te8 Dxd4 29. Txf8+ Txf8 30. Txf8+ Rxf8 31. Dc5+!! +-

  • 27… Cb7 28. Cc6 Cd6 29. Cxd8!! Cxf5 30. Cc6 1-0 (como en la partida)

Más adelante en esta lección, veremos cómo el blanco logró crear este peón libre.

B) El principio de las 2 debilidades

Se necesitan recursos importantes para mantener un peón libre. Otro problema, tal debilidad, en el mismo campo en el cual se lucha contra el peón libre podría ser fatal.

En esta posición de la partida Ravinsky - Smyslov, 1944, el negro tiene un peón libre en la columna c que no está bloqueado por el blanco. Además, la casilla f2 puede ser atacada por el negro que por tanto tiene dos objetivos: 25… c4!

peón libre

El peón libre avanza abriendo las líneas para las piezas negras; el negro ejercerá una fuerte presión sobre la diagonal a7-g1.

26. h3

El blanco pierde un tempo importante protegiéndose contra la amenaza Cg4. El peón libre está protegido indirectamente:

  • 26. Axc4 Cg4 27. Tf1 Td3!

  • 26. Txc4 Cg4 27. Te2 Txc4 28. Dxc4 Ac5 29. Dc2 Dxb5

26… c3

El peón continua su marcha y se establecen nuevas posibilidades tácticas, en relación con el control sobre la casilla d2.

27. Db3 Ac5 28. Tc2 Td2!

El peón libre negro hace posibles bonitos golpes tácticos. Ahora y en el futuro, el peón se utiliza como elemento táctico e incluso se sacrifica por el ataque contra el Rey blanco. La partida acabó 0-1.

C) La Dama y el peón libre

La Dama es la peor pieza para bloquear un peón libre porque puede ser fácilmente atacada por piezas de menor valor. Además, la Dama perdería su potencial de ataque.

Por otra parte, la Dama es excelente en sostener el peón porque ella puede defender el peón y sostener su avance. La Dama, sola con el peón, puede ayudar a este avance contra una Dama adversaria (esto no ocurre con la Torre, el Caballo o el Rey).

Por otra parte, la presencia de las Damas en el tablero mantiene lejos el Rey oponente para venir a bloquear el peón libre o para controlar la casilla de coronación.

Por lo tanto, cuando tengas un peón libre, puedes intercambiar muchas piezas (especialmente las menores que pueden bloquear fácilmente el peón) si puedes mantener a las Damas en el tablero.

La ventaja del blanco en esta posición de la partida Zagoriansky - Kan, es clara debido a su peón libre y a su pareja de Alfiles en una posición abierta.

peón libre

Con 1. Db6! el blanco está amenazando 2. Tc7, por lo que obliga al intercambio de las Torres:

1… Tc8 2. Txc8 Axc8 y después de 3. d6 el blanco tiene una posición ganadora.

Desde ese momento, el negro defendió muy bien, pero el blanco finalmente ganó sin esforzarse.

1.2. Retener o desviar piezas adversas

A) Usando el peón para retener las piezas del oponente, lanzar un ataque en el otro lado

Durante el medio juego, cuando hay muchas piezas en el tablero, el peón puede ser fácilmente bloqueado por las piezas del oponente (veremos el “bloqueo” más adelante).

Sin embargo, el peón libre sigue siendo un elemento clave estratégico de la posición, no importa qué.

Con la amenaza de coronar, las piezas del oponente estarán atadas con su bloqueo y, por lo tanto, un ataque podría ser posible en otra parte del tablero donde las piezas del oponente están en minoría.

En esta posición de la partida Nimzowitsch - Von Gottschall, 1925, el peón libre blanco en d5 está fuertemente bloqueado y el Cd7 como una “reserva”. Además, el peón blanco restringe el rayo de acción del Ab7.

peón libre

El blanco utiliza la posición del peón que impide a las piezas negras lanzar un ataque contra el Rey negro:

17. Ab1 Te8 18. Dd3 Cf8 19. Txe8 Dxe8 20. Ch4

El Caballo es traído a f5, una casilla ideal con la presión tanto contra el flanco de Rey negro como en la casilla d6.

20… f6 21. Cf5 Td8

Era mejor: 21… Dd7, pero el blanco mantiene la iniciativa después de 22. Td1 Te8 23. Cxd6 Dxd6 24. Ac3 defendiendo la casilla e1 y preparando h2-h4-h5-h6.

22. Axf6 Axh2+ (22… gxf6 23. Cxd6 Txd6 24. Dg3+ Rf7 25. Dxd6) 23. Txh2 gxf6 24. Dg3+ con una gran ventaja para el blanco.

B) El sacrificio del peón libre

Si el peón libre no está bloqueado, su sacrificio es otra posibilidad táctica durante el medio juego. Para entender mejor por qué este sacrificio podría funcionar, piense en lo siguiente:

  • La existencia de un peón libre por lo general implica que hay columnas abiertas y las piezas no se ven obstaculizadas por la existencia de los peones, por lo que se da una lucha directa entre las piezas y las tácticas están “a flor de piel”.

  • Después de que el peón avanza, la casilla donde estaba el peón se aclarará convirtiéndose en la nueva casilla clave de la posición. El oponente concentró sus fuerzas en la casilla frente al peón libre.

  • Al capturar el peón sacrificado, el oponente realiza prácticamente un movimiento forzado con la consecuencia de perder al menos un tempo.

Esta es la razón por la que un peón libre debe ser bloqueado firmemente colocando una pieza en la casilla que avanza. Nimzowitsch fue el primero en decir que sólo defender esa casilla no es suficiente. El sacrificio del peón libre puede cumplirse incluso en los finales.

En esta partida entre Gligoric - Sánchez, 1952, el peón blanco libre pasado y protegido de d5 será sacrificado para desorganizar el juego negro. Con el tempo ganado, las Torres blancas entrarán en el campo negro.

peón libre

49. d6!

Si 49. Teb2 no es suficiente porque después de 49… Tbe7, una Torre debería volver: 50. Te1.

49… Rd7 50. Teb2 Rc6

Si 50… Rxd6 51. Txb6+ Txb6 52. Txb6+ Rc7 53. Tb5 y el blanco gana.

51. d7! Rxd7

Si 51… Txd7 52. Txb6+ Rc7 53. Tb7+ Rd8 54. Txd7+ Rxd7 55. Tb7+ Rc6 56. Txg7 Te8 57. Tf7 y el blanco gana.

52. Txb6 Tc7 53. Td1+ Re8 54. Td5 1-0.

Anterior
Siguiente