Finales de Peones. La regla de la Oposición

Finales de peones

La famosa frase de Philidor: “Los peones son el alma del ajedrez”, tiene máxima vigencia en la fase final del juego.

Aunque los finales de peones solos no se producen muy a menudo en la práctica, es fundamental conocer sus principios básicos. En muchas ocasiones tendremos que afrontar la decisión de llegar o no a un final de peones y esta decisión no será acertada si no conocemos un mínimo de teoría al respecto.

La regla de la oposición

Entre los principios que es necesario considerar en los finales de Reyes y peones, uno de los más importantes es el de la oposición.

La oposición es una posición en la que los Reyes están enfrentados a lo largo de una columna, fila o diagonal por un número impar de casillas. El Rey que ha efectuado el último movimiento tiene la oposición, lo que le proporcionará una ventaja de espacio, muchas veces suficiente para ganar la partida.

En el siguiente diagrama puedes observar la oposición en diagonal, horizontal y vertical. Fíjate como sólo les separa un número impar de casillas, en este caso una:

La regla de la oposición
La regla de la oposición

Pues bien, si juegan las negras, las blancas tienen la oposición. En cambio, si juegan las blancas, son las negras las que tienen la oposición. Para mantener la oposición, el Rey que la tiene, es decir, el que mueve último, debe seguir la ruta del Rey adversario en paralelo, de tal forma que se vuelva a dar alguna de las posiciones del diagrama.

Anterior
Siguiente