Cuáles son los errores típicos en la apertura

Las reglas básicas para jugar correctamente cualquier apertura se pueden resumir en tres puntos:

  1. El desarrollo de las piezas con una finalidad concreta

  2. ​La correcta estructura de peones, con tal de no crear debilidades

  3. El dominio central del tablero.

La falta de desarrollo de las piezas

En cada jugada de la apertura se tiene que procurar poner en juego una pieza distinta, es decir, no mover dos o más veces la misma pieza. Esto es particularmente necesario en los primeros movimientos y se tiene que hacer de tal manera que, al ocupar las posiciones en el tablero, las piezas actúen coordinadas, ayudándose mutuamente, sin molestarse unas a otras.

¿Qué puede suceder si el ajedrecista se aparta de esta regla? Veamos dos ejemplos aleccionadores. Haz clic en el botón avanzar → para ver cómo se desarrollan los ejemplos.

La primera partida se jugó en el año 2002 entre Magnus Carlsen (blancas) y Yuri Kuzubov (negras). Observa como en el movimiento 8 las negras todavía tienen todas sus piezas en la posición de salida.

Loading embedded chess game...

La siguiente partida se jugó en 1892 entre Henry E. Bird (blancas) y E. Lasker (negras). Fíjate como en el movimiento 8 las blancas tienen todas sus piezas activas, en tanto que las negras solo dos.

Loading embedded chess game...

Debilidades en la estructura de peones

Los peones tiene un papel muy importante, tanto en defensa como en ataque.

A diferencia de las otras piezas, los peones nunca retroceden. Esto exige a los peones una especial responsabilidad en cada movimiento.

Avanzándolos conquistamos espacio, pero es necesario vigilar que en los espacios que nuestros peones dejan libres no puedan penetrar fuerzas adversarias. Lo más peligroso de todo es que, al avanzar los peones, quede descubierta la posición del rey.

Veamos un ejemplo de debilidad en la estructura de peones, al dejar desprotegido a su propio rey.

La siguiente es la partida Paulsen vs Morphy que se jugó en el Congreso Americano de Ajedrez de 1857.

Loading embedded chess game...

El control del centro del tablero

La lucha por controlar y conquistar el centro del tablero es una de las tareas principales en la apertura. Quien domina el centro domina las casillas centrales, bien sea con la ocupación de éstas con los peones, o bien con un control indirecto con otras piezas.

La siguiente partida, que se jugó en 1934 entre Taylor y Dreyer, nos muestra el dominio de la partida gracias al dominio central del tablero. A primera vista, parece que el bando negro está desarrollado satisfactoriamente, pero el control de las blancas en el centro es tan considerable que fuerza a las negras a una rendición rápida.

Loading embedded chess game...
Anterior
Siguiente