Cómo se juega el final de Rey y Peón contra Rey

La importancia de tener la oposición a favor se puede comprobar en el siguiente ejemplo:

Rey y peón contra Rey
Rey y peón contra Rey

En esta posición las blancas ganan si no les toca jugar, es decir, si han ganado la oposición.

Si el blanco mueve, las negras se limitan a mantener la oposición. Para avanzar el peón, el blanco tiene que dejar a su Rey atrás y entonces sólo puede conseguir tablas por ahogado: 1\. Rf3, Rf5; 2\. e4+, Re5; 3\. Re3, Re6; 4\. Rd4, Rd6; 5\. e5+, Re6; 6\. Re4, Re7; 7\. Rf5, Rf7; 8\. e6+, Re7; 9\. Re5, Re8; 10\. Rf6, Rf8; 11\. e7+, Re8; 12\. Re6 ¡ahogado!

En cambio si juegan las negras, tiene que ceder terreno y permitir que el peón corone: 1..., Rf5; 2\. Rd4, Re6; 3\. Re4! (el Rey blanco tiene que mantenerse delante del peón, sería un error muy grave 3. e3? o 3. e4? que sólo proporcionaría tablas), 3..., Rf6; 4\. Rd5, Rf5; 5\. e4+, Rf6; 6\. Rd6, Rf7; 7\. e5, Re8; 8\. Re6 el objetivo del blanco se ha conseguido: llegar a la sexta fila delante de su propio peón.

Rey y peón contra Rey posición final
Rey y peón contra Rey posición final

En esta posición las blancas ganan, tanto si les toca jugar como si no. Por ejemplo 1..., Rf8; 2\. Rd7 seguido de 3\. e6, 4.e7 5\. e8=D que el Rey negro no puede impedir; o bien, si le tocará jugar al blanco haría 1\. Rf6, Rf8; 2\. e6, Re8; 3\. e7,Rd7; 4\. Rf7 y el peón coronaría igualmente.

Por último, es necesario advertir que este ejemplo no es válido si el peón está en las columnas de los extremos “h” o “a”. Con la simple observación de la siguiente posición, ya se ve que son tablas, por ejemplo 1\. Rb6, Rb8; 2\. a6, Ra8; 3\. a7 ahogado!!, y si 1\. ..., Rb8; 2\. Rb6, Ra8; 3\. a6, Rb8; 4\. a7+, Ra8; 5\. Ra6 ahogado!!

Rey y peón contra Rey en columna lateral
Rey y peón contra Rey en columna lateral

Anterior
Siguiente