Cómo elaborar un plan y seguirlo

Una vez contestadas las preguntas sobre por qué ha realizado el adversario la última jugada, debemos revisar mentalmente si podemos continuar el plan que teníamos previsto y en caso contrario elaborar uno nuevo. Este planeamiento puede consistir por ejemplo en:

  1. Desarrollar o recolocar una o varias piezas en las casillas más adecuadas.

  2. Iniciar un ataque en el flanco de dama o de rey, en caso de que se tengan posibilidades de hacerlo (debilidades del adversario y superioridad de fuerzas propias).

  3. Cambiar una o varias piezas para obtener alguna ventaja.

  4. Reforzar la posición defensiva.

  5. Contraatacar en el centro del tablero o en el flanco contrario, ante un ataque del adversario por uno de los flancos,

  6. Realizar jugadas para debilitar la posición del adversario.

Existen tantos planes como posiciones posibles, por lo tanto, estas líneas sirven sólo de mera orientación. La práctica, el estudio de las partidas jugadas y las nociones posicionales que verás en el Curso de Estrategia, te darán las pautas para encontrar los mejores planes en cada momento.

Anterior
Siguiente