Características estratégicas de los Alfiles

Los Alfiles buenos y los malos

Los Alfiles son poderosos porque pueden actuar desde lejos. Por este motivo, su fuerza dependerá de que las diagonales estén libres, es decir, que no haya piezas o peones que interfieran en su actividad.

Un alfil será bueno o malo en función de su movilidad. Cuantas más diagonales abiertas tenga el Alfil a su disposición, más eficaz será.

El siguiente diagrama es un ejemplo de Alfil bueno y de Alfil malo. Este final es muy ventajoso para el bando negro.

Alfil bueno y Alfil malo
Alfil bueno y Alfil malo

En esta posición el negro tiene clara ventaja, porque el alfil blanco no podrá amenazar a sus peones porque se encuentran todos ellos en casillas blancas. Si le tocara al negro, ¿cuál sería su mejor jugada?.

La pareja de Alfiles

Los alfiles son piezas mutuamente complementarias, porque las casillas que no puede controlar uno de ellos las puede controlar el otro. En el siguiente ejemplo puedes comprobar el gran dominio de espacio que ejerce la pareja de alfiles.

Después de la jugada 1\. Rc4, la torre negra no tiene salvación, ya que si 1..., Tg5; 2\. Af4+; y si 1..., Td3; 2\. Af4+, Rc2; 3\. Af5 clavando a la torre y ganándola en la siguiente jugada.

Pareja de Alfiles contra Torre
Pareja de Alfiles contra Torre

Un tema estratégico muy habitual será, pues, conservar la pareja de Alfiles e intentar destruir la del adversario.

Anterior
Siguiente