Superioridad de fuerzas

Las piezas trabajan en equipo y un equipo más grande tiene éxito contra uno más débil y más pequeño.

Una superioridad de fuerza en uno de los flancos (si el centro está asegurado), o bien una superioridad de fuerza en el centro, creará las premisas para un ataque fuerte en esa parte del tablero.

Otra característica que un equipo de piezas de ajedrez debe tener para tener éxito es la colaboración entre sus miembros.

El primer y más importante criterio para evaluar el éxito de un ataque en algún área del tablero es determinar el número de piezas atacantes y el número de piezas defensivas.

Si, por ejemplo, el blanco ataca al Rey negro con 3 piezas y el negro defiende con 2, el ataque podría tener buenas posibilidades. Sin intención de confundirte, al mismo tiempo, el negro puede tener 3 piezas listas para contraatacar en el flanco de Dama, que está defendido por 2 piezas blancas. Aquí, la armonía entre las piezas (del grupo atacante) y la importancia de las piezas débiles, tiene un papel muy importante.

Todo el mundo debería saber que una pieza, por lo general, no puede hacer daño cuando ataca sola. Para una operación activa exitosa en un flanco, el jugador debe crear una superioridad de fuerzas en ese área del tablero.

Sin embargo, ten en cuenta que los Alfiles pueden atacar incluso desde el otro lado del tablero (ej. Ab2 y Ad3 pueden “ver” al Rey).

Las Torres suelen atacar desde una larga distancia usando columnas abiertas, pero también pueden atacar desde el otro flanco (ej. una Torre en séptima/segunda fila que entra en el campo del oponente, puede “ver” al Rey).

La Dama es una caso especial, por supuesto. Con el fin de utilizar su máximo poder, la Dama debe estar cerca de la zona de ataque, como los Caballos (ej. si el blanco ataca en el flanco de Rey y su Dama está en c2, la Dama no será más fuerte que un Alfil; sin embargo, si la Dama está en h5, la Dama actúa y se mueve como Alfil y Torre juntos).

Condiciones para construir una superioridad de fuerzas local

El tipo de centro tiene gran influencia en las premisas y el éxito de crear una superioridad de fuerzas sobre uno de los flancos.

Cuando el centro es abierto o dinámico, los jugadores suelen mantener sus piezas centralizadas o apuntando a importantes casillas centrales desde donde pueden moverse fácilmente de un flanco a otro.

Sin embargo, cuando el centro está cerrado o semicerrado, osea asegurado, los jugadores usualmente traen sus piezas a uno de los flancos.

Centro cerrado

Cuando el centro está cerrado, la construcción de la superioridad local de fuerzas es casi un requisito de la posición. Sin embargo, casi siempre, la aglomeración de piezas debe ser precedida por el avance de peones de ese lado, con el fin de crear espacio para las maniobras y abrir las columnas para las Torres.

En la situación de centro cerrado, el jugador que es capaz de abrir la posición, traer más piezas, siendo el primero en crear amenazas reales, consigue la iniciativa.

La siguiente posición es de una línea teórica de la Defensa Francesa.

superioridad de fuerzas

Aquí, el negro avanzó el peón c y, ahora, trae sus piezas para conseguir la iniciativa en el flanco de Dama:

5… Db6 6. Dd2 Ad7 7. Cf3 cxd4 8. cxd4 Tc8 9. Cc3 Ca5 10. Tc1 Ab4 11. Ad3 Cc4 con buen juego para el negro.

En este ejemplo, se podía ver que el único interés del negro estaba en el flanco de Dama. Desarrolló continuamente las piezas en la misma área del tablero, que es una estrategia muy buena (cuando es posible) en posiciones con el centro cerrado.

Centro estático

Cuando el centro está semicerrado, los ataques a los flancos tienen buenas posibilidades de éxito, pero las CCS de mover las piezas a uno de los flancos deben ser seriamente calculadas de antemano, ya que el contraataque en el otro flanco puede ser muy peligroso.

Por lo tanto, mientras que los ataques en posiciones con centro cerrado deberían hacerse en cualquier circunstancia lo más rápido posible, cuando el centro es semicerrado (estático), deben crearse algunas debilidades en el campo oponente antes de llevar piezas a ese lado. De ese modo, al crear la superioridad de fuerzas en ese lado, se obtiene la iniciativa, pues el oponente ha de defender las casillas problemáticas de su posición, y no será capaz de crear un contraataque.

Por otro lado, si no hay puntos débiles u objetivos fáciles en el campo oponente, el ataque puede fallar mientras que el contraataque del oponente se ejecutará más fácilmente en el otro lado del tablero.

En la lección “Pieza fuera de juego”, vimos ejemplos de lo malo que puede ser, traer las piezas a un flanco si el ataque se ejecuta lentamente (las piezas pueden llegar a quedarse fuera de juego).

Además, cuando las piezas no son soportadas por el avance de los peones (como en el centro cerrado), algunas maniobras ordenadas suelen ser necesarias para organizar las piezas para una buena colaboración. Este aspecto es muy importante y será estudiado en la próxima lección.

Anterior
Siguiente