Desarrollo de las piezas

La influencia del desarrollo de las piezas en la posición es mayor durante la primera etapa del juego (apertura y principios del medio juego), cuando las piezas más desarrolladas pueden ofrecer oportunidades de acciones activas, mientras que las piezas del oponente todavía están subdesarrolladas y no están listas para defender.

Sin embargo, esta es una ventaja a corto plazo que uno puede perder si el empleo inmediato no obtiene o no puede obtener otras ventajas más duraderas.

El desarrollo de piezas entrando en la batalla es uno de los primeros factores que los jugadores tienen en cuenta desde el inicio del juego.

Cuantas más piezas desarrolladas, más posibilidades de ataque tenemos.

  1. El liderazgo en el desarrollo es una ventaja a corto plazo y mantener la iniciativa jugando a forzar movimientos (a través de amenazas reales) es necesario para obtener otras ventajas a largo plazo. El jugador peor desarrollado tendrá menos opciones, menos movimientos candidatos y, por lo tanto, él tendrá más difícil encontrar movimientos defensivos apropiados contra los ataques.
  2. Cuando el centro no está cerrado y uno de los jugadores tiene mucho mejor desarrollo, nuestros sentidos deben permanecer muy agudos. Cualquier tempo y movimiento tiene gran importancia en el resultado.
  3. Muy a menudo, el liderazgo en el desarrollo significa que el Rey oponente estará todavía en el centro y el juego se puede concluir con un ataque contra el Rey expuesto.

Qué hacer cuando estamos mejor desarrollados?

En primer lugar, el desarrollo de fuerzas debe continuar de forma inteligente.

Sólo una o dos piezas más desarrolladas no pueden conseguir mucha ventaja, por lo que necesitamos desarrollar más piezas y eventualmente enrocar nuestro Rey y traer las Torres a la batalla.

Al mismo tiempo, debemos ser cuidadosos si la continuación del desarrollo normal de ambas partes no disminuye la ventaja.

Elegir el momento adecuado para mover las piezas desarrolladas en ataque es lo más importante que el bando activo ha de pensar.

Operaciones del bando activo:

  1. Elige un orden de movimientos de desarrollo que cree los problemas más desagradables para el desarrollo del oponente.
  2. Cuando tenemos más piezas desarrolladas, normalmente tenemos o podemos obtener el control sobre el centro. De esta manera, podemos abrir el centro avanzando los peones (bien apoyados por nuestras piezas) y desafiando el centro del oponente (peor apoyado a causa del peor desarrollo). Esta acción es muy favorable cuando el Rey oponente aún no ha sido enrocado.
  3. Crear la superioridad local de fuerzas, si es posible, especialmente donde está el Rey oponente. Mientras el bando defensor está tratando de terminar el desarrollo, el bando activo puede traer y disponer sus piezas para una operación futura contra el flanco más débil.
  4. Crear ventajas a largo plazo. Esto significa especialmente debilitar la estructura de peones del oponente mediante maniobras que el adversario no pueda refutar fácilmente con sus pocas piezas desarrolladas. Tienes que elegir los objetivos que el oponente no puede defender con un simple movimiento de desarrollo.

Qué hacer cuando estamos peor desarrollados?

Si el jugador mejor desarrollado tiene más opciones a su disposición, el jugador peor desarrollado por lo general sólo puede hacer una cosa: seguir desarrollando sus piezas.

Esto no es nada fácil porque hay muchas amenazas en el aire y hay que ignorar a muchas de ellas (a continuación veremos un ejemplo en que un jugador debía haber cedido un peón).

Es muy interesante cómo la psicología humana influye mucho en esta situación. Cuando un jugador tiene una gran ventaja de desarrollo, se ve a sí mismo ya ganador. Sin embargo, cuando el jugador atrasado en el desarrollo da menos atención a los detalles (ej. debilidades de peón) y continúa desarrollando sus piezas, el jugador activo se siente incluso amenazado. Por miedo a perder la ventaja, el bando activo podría incluso hacer malos movimientos, como demasiada agresividad (dejando su propia posición indefensa), o incluso sacrificios infundados.

Otra forma de recuperarse de una posición en la que el oponente tiene gran ventaja de desarrollo es cerrar el centro o, al menos, eliminar la tensión central. Sin embargo, esto es posible en situaciones raras.

Siguiente