Alfiles en diagonales abiertas

El poder (y su valor cualitativo) del Alfil en una diagonal larga aumenta cuando hay objetivos de ataque en el campo del oponente y este no puede neutralizarlo.

El Alfil es una pieza con largo rayo de acción pero con una clara limitación: es la única pieza que no puede moverse por todas las casillas del tablero.

Los Caballos son buenos en defensa, los Alfiles son mejor en ataque.

En esta posición de la partida Alekhine - Johner, 1934, el Alfil blanco parece bloqueado por los propios peones.

evaluación de las alfiles

Sin embargo, el blanco puede abrir una diagonal para su Alfil después de lo cual el ataque contra el Rey negro será mortal:

1. e5! dxe5 si 1… fxe5 2. f6 Dxf6 3. Dxg4+ seguido de Ae4 y el negro no está seguro.

2. d6 c5 el negro intenta en vano cerrar el camino al Alfil blanco. Después de 2… cxd6 el blanco jugaría 3. c5 seguido por Ab3.

3. Ae4 Dd7 4. Dh6 y el negro abandonó.

A continuación se presentan dos ejemplos de apertura de diagonales para el Alfil del “Tal'’s practice”:

evaluación de las alfiles

El blanco gana con 1. Cxd5! abriendo la diagonal para el Aa2.

1… Axd5 2. Ta8

Esta posición sirve para comprobar como un Alfil puede quedar clavado también.

evaluación de las alfiles

El blanco abre la diagonal para el Aa2 sacrificando una Torre: 1. Txe6!! fxe6 2. Axe6+ Rf8 (si 2… Rh8? 3. Cg5!! hxg5 4. Dh3#) 3. Dh7! (en la partida el blanco jugó 3. Ch4 no tan fuerte) con la amenaza 4. Axh6.

Anterior
Siguiente