Tipos de debilidades

La naturaleza de la debilidad que hace mala una posición determina el tipo de defensa apropiada. Si, por ejemplo, tienes debilidades estáticas (es decir, puntos vulnerables que no pueden ser fácilmente reforzados), deberás determinar cómo pueden ser atacadas. Si la respuesta es “fácilmente”, entonces tendrás que golpear rápido. Si la respuesta es “difícilmente”, entonces puedes adoptar una táctica de espera. De modo similar, si tu problema es una pérdida de material, tienes que decidir cuán fácilmente puede tu adversario consolidar esa ventaja. Si es previsible una serie de cambios que conducen a un final perdido, debes buscar contrajuego. Pero si los cambios son difíciles de forzar, o si puedes crear una fortaleza inexpugnable en el final, entonces la táctica de espera es, una vez más, lo aconsejable.

Este ejemplo instructivo se jugó en el Campeonato de Estados Unidos de 1974, entre Ken Rogoff (blancas) y Bernard Zuckerman:

Tipos de debilidades
Tipos de debilidades

Las blancas han ganado la batalla de la apertura al dificultar a las negras las rupturas …b5 y …f5.

Con sus dos últimas jugadas, las negras han pasado de una búsqueda de contrajuego a una táctica de prevención del progreso blanco (impedir b4 y c5). Aunque las blancas tienen una clara ventaja, queda un largo camino hasta la victoria. El primer movimiento de medio juego fue 18 h4 para debilitar el flanco de rey enemigo con h5xg6. Este cambio no modificará la naturaleza básica de la posición, pero les concederá a las blancas posibilidades de explotar el flanco de rey en el futuro.

18 … h5 19 Ag5!

El alfil blanco ya no puede ser expulsado con …h6. En este punto las negras cometieron una serie de errores cruciales. Pueden defender el peón con 19 … Te8 y dejar que las blancas asuman la iniciativa en el medio juego, pues no es fácil ver cómo podrían progresar. No pueden presionar adicionalmente los puntos débiles e7 y b6. Tal vez podrían intentar una idea táctica: 20 e5 Axe5 21 Cxe7+ Txe7 22 Dxe5 dxe5 23 Txd8+ Txd8 24 Axe7, pero, después de toda esta brillantez, las negras quedan bien con 24 … Td2.

¿Qué otras posibilidades hay? Las blancas pueden tratar de avanzar en el flanco de dama con Dc2, a3 y b4. Esta idea parece prometedora, pero las negras tienen buenas perspectivas de poder neutralizarla. Por ejemplo: 20 Dc2 Dd7 21 a3 a4 22 bxa4 (22 b4 Cb3 y …Cd4) 22 … Axd5 23 exd5 Dxa4. Este último aspecto es revelador. Las negras pueden permitirse el cambio …Axd5 cuando las blancas se hayan creado debilidades, y, por lo que parece, las blancas no pueden progresar sin incurrir en debilidades. Por consiguiente, era obligada una táctica de espera con 19 … Te8!.

Sin embargo, las negras jugaron 19 … Axd5? que facilita la presión contra el peón de e7.

20 exd5 Te8 21 Ah3

Las blancas han progresado sin el menor riesgo. Ahora, en lugar de un avance en el flanco de dama, las blancas pueden preparar g4, que pondrá en peligro al rey negro, pues la única pieza que lo defiende es el alfil.

Las negras apreciaron el peligro y sus siguientes jugadas fueron precisas:

21 … Af6! 22 Ae3 Rg7!

Las blancas no quisieron cambiar un par de alfiles, sobre todo porque 22 Axf6 exf6 entregaría a las negras la columna abierta. Por otra parte, las dos últimas jugadas negras han anulado la posibilidad del avance g4 por tiempo indefinido. Por ejemplo: 23 g4 hxg4 24 Dxg4 Th8, pondría de manifiesto que el flanco de rey blanco es más débil que el negro.

Tipos de debilidades
Tipos de debilidades

Las blancas de nuevo tienen el problema de convertir su ventaja en algo tangible, pues las negras han cubierto bien sus debilidades.

Si las blancas regresaran al proyecto anterior de efectuar el avance b4, permitirían el contrajuego que las negras han estado buscando. Zuckerman ocuparía la columna a y presionaría a los peones blancos del ala de dama.

Rogoff canceló el proyecto en cuestión y comenzó a maniobrar tranquilamente:

23 Tc2 Dc7 24 Rh2

Aquí volvieron a cometer las negras un error crucial. No hay un plan ganador evidente para las blancas, como indican sus dos últimas jugadas. Las negras, por tanto, deberían amoldarse y esperar acontecimientos. Pero, en lugar de eso, jugaron 24 … e6? con la idea de obtener juego en la columna e. El inconveniente, por supuesto, es que esa ruptura simplificó en gran medida la tarea de las blancas, les dio el objetivo que habían estado buscando.

25 dxe6 Cxe6 26 Tcd2 Tbd8 27 Ag2 Cc5 28 Td5 Te5 29 Df3 Txd5 30 Dxd5

Las blancas ejercen una presión enorme contra el peón de d y contra ambos flancos. Una nueva provocación de las negras no hizo sino aumentar la ventaja:

30 … Ae5?! 31 Ag5! f6 32 Ae3 f5 33 Ag5! Tf8

Era mejor 33 … Te8 34 f4 Ac3 35 Dxd6 Dxd6 36 Txd6 Te2, con algunas posibilidades. Después de 33 … Tf8, el final era fácil para las blancas y ganaron en la jugada 44.

Las debilidades de las negras en este caso eran estáticas, pero no fáciles de explotar.

Una situación diferente queda ilustrada por la partida Andor Lilienthal – Vasili Smíslov; Campeonato Absoluto de la URSS, 1941.

Tipos de debilidades
Tipos de debilidades

Con su juego de apertura las blancas han creado una deficiente estructura de peones en el campo enemigo y se disponen a capturar el peón de c5. Sin embargo, era mejor jugar antes 15 Tfd1. Las negras tienen debilidades estáticas explotables, de modo que una táctica de espera sería desesperada para ellas. En consecuencia, las negras decidieron actuar enérgicamente:

15 … Dd4! 16 b3 Ag4!

Esto es mejor que 16 … Dxe3, porque los peones doblados blancos podrían defenderse fácilmente, mientras que ése no es el caso de los negros. Ahora, a 17 Tfe1 puede contestarse 17 … Tad8 18 Cxc5 Axe2! Por ejemplo: 19 Txe2 Dxa1+, o bien 19 Dxe2 Dxc5.

17 Cc3 e4! 18 Tad1 De5

Las blancas omitieron aquí la efectiva 19 Ca4, y optaron por 19 Td2, que permitió a las negras proponer un sacrificio brillante de peón que debió haber sido rehusado:

19 … Tad8! 20 Txd8?! Txd8 21 Cxe4 f5 22 Cc3 Dxe3 23 fxe3 Td2

Las negras resistieron en el final resultante, gracias a la política de activar sus piezas, y la partida acabó en tablas por jaque perpetuo.

La naturaleza de las debilidades determina el tipo de defensa necesaria. A veces activa, a veces pasiva. Esto puede aplicarse tanto a desventajas materiales como a estratégicas.

La siguiente posición corresponde a la partida Serguéi Freiman – Milan Vidmar; San Petersburgo (Rusia), 1909.

Tipos de debilidades
Tipos de debilidades

Las debilidades del flanco de dama les ha costado a las negras un peón, cuya captura ha creado un peligroso peón pasado en la columna b. Es fácil imaginar que las blancas transformen esa ventaja, puesto que es un peón pasado distante y puede defenderse fácilmente. Por lo tanto, las negras no pueden confiar en sus posibilidades de bloquear el peón e impedir su avance. Así pues, tienen que complicar las cosas.

21 … Td6 22 Ca4 Th6

Con la amenaza 23 … Dh4 24 h3 Dxa4. Las blancas pararon la amenaza con 23 Td4, pero después de 23 … Dc7! 24 h3 Tc8!, las negras consiguieron dificultar al máximo la victoria contraria gracias a la actividad de sus piezas y al control de la única columna abierta. La transformación del juego negro es notable.

Luego las blancas tuvieron problemas para consolidar su ventaja:

25 Tad1 Tg6 26 T4d3 (permite la fuerte 26 … d4!, que las negras omiten) 26 … h6 27 Td4 (no 27 Tc3, por 27 … Txg2+ 28 Rxg2 d4+) 27 … Rh7 28 T1d3 De5 29 Dd2 Tc4! 30 Cc3 Dg5

Las complicaciones resultaron efectivas y las blancas cometieron un error burdo:

31 f4 Dg3 32 Cxd5?? Tc1+, y sigue mate. Pero en cualquier caso, la posición negra era ya lo bastante buena como para poder oponer una defensa resistente.

La otra cara de la moneda podemos encontrarla en la partida Arthur Bernard Bisguier – Lajos Portisch; 12ª ronda del Torneo de Bled (Eslovenia), 1961.

Tipos de debilidades
Tipos de debilidades

Tras un medio juego animado y de mucha maniobra, las blancas están a punto de hacer caja con 23 Db3 y 24 Txb7+.

Obsérvese que las negras no podían preservar la integridad del flanco de dama con 20 … Dc7, debido a 21 Dxb7! Las negras no pueden aportar protección adicional a b7 en las dos jugadas siguientes, lo que significa que deben perder un peón.

Enfrentándose a lo inevitable, Portisch debe responder a la misma pregunta que Vidmar en el ejemplo anterior. Pero la situación aquí es muy distinta. Las negras no pueden complicar la partida lo suficiente como para distraer a las blancas de consolidar su peón extra. Pero sí pueden dificultar el uso de ese peón, cosa que hicieron así:

22 … Cf8! 23 Db3 Cd7 24 Txb7 Txb7 25 Dxb7 Dxb7 26 Txb7 Tb8!!

La genialidad de esta jugada defensiva radica en la dificultad que tendrán las blancas para ganar un final con dos alfiles y peón de ventaja contra dos caballos. El peón extra de las blancas se encuentra en c3 y parece virtualmente imposible hacerlo valer tras el cambio 27 Txb8. Por consiguiente, las blancas jugaron:

27 Ta7! Tb6 28 h4

En caso de 28 … f6, la jugada natural, las negras tendrían problemas después de 29 Ac2 que amenaza 30 Aa4. La séptima fila se habría debilitado con …f6, y ya no podrían realizar la maniobra defensiva …Ce8-f6.

Teniendo esto en cuenta, las negras optaron por:

28 … Ce8! 29 hxg5 hxg5 30 Axg5+ f6 31 Ah4 Rd8, con idea de …Cc7 y …Rc8-b8, encerrando la torre blanca.

32 Ta8+ 32 … Cb8 33 Ac2 Rc8 34 Ta7 Cd7, y optó por las tablas por repetición de jugadas con 35 Ta8+ Cb8. Si 35 Aa4 Cc7 36 Axd7+ Rxd7 37 Axf6, las negras ganarían con 37 … Rc8 38 g4 (38 f4!) 38 … Rb8 39 Txc7 Rxc7 40 g5 Rd7 41 g6 Re8.

Una sorprendente ilustración de los obstáculos que el defensor puede interponer en el camino de su rival hacia una victoria en apariencia inevitable.

Anterior
Siguiente