Restringir las amenazas a corto plazo

Por amenaza a corto plazo podemos entender dos significados. Uno se refiere a una amenaza que requiere dos, tres o más jugadas (pero menos de, digamos, diez) para ser ejecutada. Otro significado, y quizás el más importante, se refiere a amenazas que pueden ser ejecutadas en uno o dos movimientos, pero cuyos efectos sólo podrán verse varias jugadas más tarde. El segundo caso puede ilustrarse con una ruptura de peones en el medio juego.

Imaginemos que hemos llegado a un punto, después de la primera docena de jugadas o algo así, en que el atacante necesita una nueva ruta. Prepara una ruptura, relacionada con el avance de un peón a una casilla, donde forzará el cambio de peones y la apertura de líneas. La ruptura de peones no le reportará ninguna ventaja material ni estratégica, de modo que no puede calificarse de amenaza inmediata. Pero la ruptura le concederá el control de una diagonal o una columna clave y habrá eliminado un obstáculo. La explotación de este control es el paso siguiente y puede requerir varios movimientos. Pero no es algo que el defensor quiera prever. Por consiguiente, el defensor debería anticiparse y evaluar las consecuencias de la ruptura que el atacante plantea.

De nuevo, tenemos que elegir entre erradicar la amenaza, distraer la atención del atacante o disminuir el efecto de la amenaza. Prevención y restricción son los conceptos esenciales que debe asimilar el estudiante.

Nimzovich consideraba la posición del diagrama un caso excepcionalmente instructivo. Procede de la partida Abraham Kupchik – José Raul Capablanca; Lago Hopatcong (EEUU), 1926.

Restringir amenazas a corto plazo
Restringir amenazas a corto plazo

Las negras deben de tener un excelente juego gracias a que sus alfiles son mejores y a sus perspectivas en el flanco de dama con …a6, …b5 y …b4. Pero antes de esto, les preocupa el plan Tg1 (y Th3) para apoyar el avance g4. Esto les daría a las blancas un buen contraataque que, junto con Ae1-h4, podría resultar molesto.

Capablanca optó por un plan de restricción férrea: 19 … h5! 20 Tef1 Th6!, y las blancas vieron abortados sus planes, pues ni siquiera pudieron jugar h3 y g4. Sin rupturas en el flanco de rey, las blancas trataron de forzar acontecimientos prescindiendo de ellas, pero pronto tuvieron que situarse a la defensiva en el flanco opuesto: 21 Ae1 g6 22 Ah4 Rf7 23 De1 a6 24 Aa4 b5 25 Ad1 Ac6 26 Th3 a5 27 Ag5 Thh8 28 Dh4 b4, etc.

Capablanca tuvo que decidir, antes de jugar 19 … h5 que podía permitirse las debilidades en el flanco de rey (porque, en otras palabras, no se pueden explotar) y que podría llevar a cabo una avalancha de peones contra el explotable flanco de dama blanco, aunque difícilmente se perciba en el diagrama.

Un ejemplo clásico de restricción fluida lo aporta Viacheslav Ragozin, con su victoria contra Andréi Lilienthal, en el torneo internacional de Moscú de 1935. La apertura rápidamente creó un debate táctico sobre si las blancas podrían llevar a cabo el avance e4.

Restringir amenazas a corto plazo
Restringir amenazas a corto plazo

Las blancas planean avanzar e3-e4, que activa el segundo alfil y amenaza con seguir avanzando el peón a ‘e5’, en cuyo caso formará una cabeza de puente. El alfil de dama blanco es la clave del éxito, puesto que no tiene rival.

Lilienthal amenaza e4 de inmediato, porque si las negras tomasen tres veces en ese escaque, quedarían demolidas en la columna f. Así pues, las negras jugaron 13 … Ae6!, que impide 14 e4 por medios tácticos, pues seguiría 14 … dxe4 15 fxe4 Cg4 16 Dg3 cxd4 17 cxd4 Cxd4 18 Ab2 Cxe2+ 19 Axe2 Dd2! 20 Axg4 Dxb2.

Las blancas anularon la idea …Cg4 con 14 h3, y de nuevo amenazaban con el avance e4. Y una vez más, Ragozin lo impidió con 14 … Ta7!, que protege la séptima fila lateralmente, de modo que a 15 e4 puede jugar 15 … dxe4 16 fxe4 cxd4 17 cxd4 Ac4! 18 Axc4 bxc4 19 e5 Cd5 y …f6, ya que el caballo bloqueador y la ausencia de debilidades harían preferible la posición negra.

Ahora, después de 15 Ad2 Db6, las blancas tuvieron otra oportunidad de jugar e4, pero esta vez aun hubiera sido menos efectivo que antes, puesto que las negras podrían jugar …Ce4!, en lugar de …Cd5, en la variante antes citada. La conclusión de todo esto es que las negras habían ganado tiempo suficiente para impedir e4 durante el medio juego. De manera que las blancas buscaron otros objetivos.

En general, el defensor no debe preocuparse por la creación de nuevas debilidades en su campo si considera que resultarán difíciles de explotar.

Profundizando algo más en este tema, hay que decir que las jugadas restrictivas no se limitan sólo a las rupturas de peones. También pueden constituir, en sí mismas, una fuente legítima de contraataque.

Además de la restricción, hay todo un capítulo acerca de la explotación de rupturas deficientes. De nuevo, tomaremos el caso típico de un jugador que trata de efectuar el avance f4 en una apertura abierta (1 e4 e5). Pero veamos lo que sucede si el otro bando lo permite, a fin de aprovechar las ventajas derivadas de la apertura de líneas y de las casillas de bloqueo. En un caso así, f4 puede ser la única ruptura en el flanco de rey, pero puede que no sea buena en absoluto. Veamos una posición de Tal cuando era joven.

Restringir amenazas a corto plazo
Restringir amenazas a corto plazo

El problema con f4 es que el peón de ‘e4’ se convierte en débil y que las negras obtienen una casilla espléndida en ‘e5’. Pero antes de explotar estas ventajas, las negras deben impedir la ruptura e5. Así, su principal tarea es una restricción adicional para tratar de reducir los efectos de la primera ruptura:

15 exf4 16 Axf4 Cc5 17 Cd2 Rh8 18 Tae1 Tae8 19 Dg2 Db6! 20 Rh1 Ac8!

Aquí se plantea un truco táctico: si 21 e5, 21 … Cxd5! 22 Dxd5? Ab7. Estos trucos no son simples notas a pie de página, sino advertencias para el jugador que está a punto de suicidarse abriendo aún más la posición de su rey. No obstante, las blancas siguieron adelante con sus planes:

21 Chf3 Cfd7 22 Dg3 f6! 23 g5 fxg5 24 Cxg5 Axg5! 25 Dxg5 Ce5

Lo que dio a las negras una ventaja tangible. El rival letón de Tal se vino abajo de inmediato.

Una tercera posibilidad, además de restricción y explotación, es reducir los efectos de una amenaza que no puede impedirse. Si no puedes pararla o explotarla, tal vez puedas maquinar alguna escapatoria.

Disminuir a menudo significa bloquear, cambiar, descubrir nuevos objetivos, distraer la atención del contrario, etc. Casi todo lo que hemos considerado antes un arma defensiva puede usarse para aprovechar una ruptura de peón, así como cualquier otro tipo de amenaza. Ésta puede que sea una de las tareas verdaderamente hercúleas de la defensa.

El siguiente diagrama corresponde a la partida Klaman - Korchnoi, Campeonato de la URSS - 1957.

Restringir amenazas a corto plazo
Restringir amenazas a corto plazo

¿Qué amenazan las blancas? Busquemos una amenaza. La idea más clara, con posibilidades ganadoras, es el plan f4 y e5, aunque también tendrían muy buenas perspectivas si aliviasen las torres en la columna c, o si tratasen de explotar las casillas débiles de las negras en el flanco de rey con f4-f5-fxg6 y Dg3. Pero el plan a base de e5 permite abrir el centro, hace vulnerables los peones débiles de las negras y también su rey.

Posiciones como ésta requieren una habilidad sutil que incluye jugadas de anticipación, de cambio y, sobre todo, de espera, de paso que se completa un buen desarrollo. El contrajuego sería muy deseable, pero no existe en absoluto. No hay cambios inmediatos en la columna abierta porque las blancas pueden bloquearla con el caballo. Las negras tienen una posición lo bastante débil como para soñar con rupturas del tipo …f5 ó …e6.

Korchnói se dispuso, por tanto, a efectuar un cambio de ubicación de su pieza más poderosa para llevarla a una casilla desde la que pudiese influir en los acontecimientos:

21 … Tc8 22 Tac1 Dd8! 23 f4 Dc7 24 Ad3 Db8!

Después de 25 Tfe1, apartó su pieza más vulnerable (el rey) de una línea a punto de abrirse: 25 … Rg8.

Las blancas podrían haber seguido preparando e5, pero las negras hubieran podido obtener algún tipo de contrajuego confuso en el caso de que se hubiese retrasado la ruptura. Por ejemplo, si las blancas doblan las torres en la columna e, las negras pueden jugar …Dc7 en algún momento.

Por consiguiente, las blancas jugaron 26 e5, y como las negras no podrían sobrevivir mucho tiempo con un peón en ‘e6’ bloqueando a su alfil, jugaron 26 … fxe5 27 fxe5 Af5!

Aquí las blancas cometieron un pequeño desliz. Puede que lo mejor fuese 28 Axf5 y 29 e6, pero lo que se jugó fue 28 Ac4 Tc7 29 g4, un movimiento que parece fuerte. Mas las negras lo contrarrestaron con 29 … Dc8!, un golpe táctico salvador, que plantea un ataque doble (contra alfil y ‘g4’).

Esto forzó una nueva liquidación, que las negras procuraron extender hasta que no quedase casi nada con que luchar y pudieron conseguir un resultado de tablas.

Para que las negras puedan defender una posición así, llena de debilidades estáticas irreparables, se requiere saber descubrir jugadas excelentes de anticipación, una vigilancia constante y alguna ayuda por parte del rival.

Hay que concederle a Korchnói los méritos que tiene salvarla, pues la forma en que lo hizo resulta altamente instructiva.

Anterior
Siguiente