Maniobras y reagrupamiento

Las maniobras son la guerra de trincheras del ajedrez. En términos sencillos, significa el movimiento de piezas desarrolladas a distintas casillas, presumiblemente mejores, dentro de las líneas del propio campo. El principal efecto de la maniobra (o, al menos, eso se espera) es optimar la fuerza y actividad de las piezas propias. Una pieza reagrupada puede cambiar drásticamente la naturaleza de la partida, como ponen en evidencia muchas partidas de maestros y estudios. Excluyendo la aparición de líneas abiertas, las maniobras son la clave en los planes de muchos medios juegos. Aunque el reagrupamiento se estudia en otros capítulos, aquí nos detendremos en algunos aspectos.

Una pieza reagrupada puede hacer maravillas. Consideremos, por ejemplo, el siguiente diagrama.

Maniobras y reagrupamiento
Maniobras y reagrupamiento

Al no contar con el alfil de casillas negras, se diría que las blancas no tienen verdaderas perspectivas de ataque en el flanco de rey. Nuestra teoría de la debilidad que no se puede explotar propone que las casillas negras del flanco de rey no son alcanzables para las blancas. Pero sí pueden tratar de explotar las casillas blancas. Si se cambiasen los alfiles de ese color, las negras tendrían problemas para defender el punto ‘e6’, que sería un objetivo del caballo enemigo. Por otro lado, el otro alfil (‘g7’) sería un alfil malo, e incluso habrían posibilidades de mate con el avance h4-h5.

En la partida en cuestión, Kan – Borisenko, las negras realizaron una sencilla maniobra, 14 … Ce8!, con idea de emplazar el caballo en ‘d6’, seguido, tal vez, de …Cf7, para proteger varias casillas importantes. Desde allí, por ejemplo, el caballo negro ayudaría a que el alfil de ‘g7’ cobrase vida por ‘h6’.

Pero las blancas no se durmieron en los laureles y jugaron 15 Cg1!, otra buena maniobra, con idea de controlar ‘g5’ desde ‘f3’. La partida prosiguió con:

15 … Cd6 16 Cf3 Cf7! 17 Ad3 Ah6 18 Df2 b6 19 Tdf1 Df6, y las negras han igualado el juego de piezas. Pronto acordaron tablas, pero las negras podían haber aspirado a más.

La maniobra puede ser también un método defensivo para provocar nuevas debilidades en la estructura de peones contraria.

Una tercera forma de maniobra es el reagrupamiento general de las piezas para el contrajuego.

Un excelente ejemplo de esto lo tenemos en la partida Unzicker – Taimánov, 1952.

Maniobras y reagrupamiento. Unzicker - Taimanov
Maniobras y reagrupamiento. Unzicker - Taimanov

Las negras siguieron ahora una lección de Richard Reti y maniobraron contra el centro desde un flanco: 14 … Tc7!, con idea de seguir con …Da8 y …Tfc8.

Las blancas también concibieron una maniobra, pero su elección, 15 Cb1?, fue demasiado lenta en comparación con la más natural 13 Cd5. Las blancas no comprendieron la dimensión de sus problemas y pensaron que podrían resolverlos protegiendo algunos puntos débiles, como e4 y c2.

Pero después de 15 … Da8! 16 Cbd2 Cd8 17 Ad3 Ce6 18 Tc1 Tfc8 19 Ch2 Cd7 20 Chf1 Cdc5, la bancarrota de su estrategia resultó evidente. Las negras podían jugar pensando en la ruptura central …d5, mientras que las blancas no tenían otra alternativa que mantenerse a la espera.

La continuación resultó muy significativa. Las blancas continuaron trasladando piezas de un lado a otro, y pronto se vieron ahogadas.

Anterior
Siguiente