La jugada intermedia

Hay algunos casos (aunque, curiosamente, ocurren con cierta frecuencia) relacionados con la jugada intermedia y los sacrificios a la contra antes y después de la aceptación de un sacrificio.

La palabra Zwischenzug –palabra alemana para designar la jugada intermedia– denota la interrupción de la secuencia normal de los acontecimientos con una jugada inesperada. Esta jugada es de naturaleza tan apremiante que el otro bando debe atenderla antes de reanudar la variante del sacrificio. La jugada intermedia introduce un nuevo escenario de circunstancias que cuestionan la validez o corrección del sacrificio.

Una partida de Alekhine cuando era joven contra Olland, en Scheveningen en 1913, constituye un excelente ejemplo:

Defensas ante un sacrificio
Defensas ante un sacrificio

Olland (blancas) comprendió que estaba quedándose sin juego y que su posición podía venirse a pique sólo con un asalto en la columna g. Así que tomó las medidas oportunas para que eso no sucediera, y comenzó con 19 Axc5!, para responder a 19 … dxc5 con 20 Cxe5 y f3-f4, con un poderoso centro de peones a cambio de un sacrificio de material relativamente pequeño. En tal caso, los problemas de las blancas en el flanco de rey serían menos significativos, y mayor es, en cambio, los del retraso en desarrollo de las negras.

Pero no hay prisa por aceptar la pieza. Alekhine calculó una serie de jugadas intermedias elegante:

19 … Axf3! 20 Cxf3 Tg8!

Esto equivale al sacrificio de un peón, porque las blancas podrían retirar ahora el alfil de ‘c5’. Sin embargo, el sacrificio planteado por las negras no puede ser aceptado, a causa de una amenaza brutal: 21 Ae3 Txg2+! 22 Rxg2 Dg4+ 23 Rh2 Dxf3, seguido de la poderosa entrada del caballo negro en ‘g4’ y de una torre en ‘g8’.

La partida tenía, por supuesto, más contenido. Las blancas comprendieron el peligro y jugaron 21 Cxe5! dxe5 22 Axe7, de forma que en el supuesto de que las negras capturasen en ‘e7’, podrían consolidar la posición del enroque con f3 y Tf2. En tal caso, tendrían algunas posibilidades en el medio juego, con dos peones pasados y unidos en el flanco de dama, listos para avanzar.

Pero de nuevo las negras encontraron una jugada intermedia fuerte: 22 … Dg4!, que les permitió conservar la pieza extra y la iniciativa en el flanco de rey como contrapeso a los peones centrales blancos.

Anterior
Siguiente