Creación de un punto fuerte en el centro

Hasta el jugador que acaba de familiarizarse con los fundamentos del juego sabe que un ataque de flanco requiere ser contrarrestado por una acción en el centro.

Normalmente eso se consigue mediante un avance de peón que obstaculizará el control del rival en el centro o facilitará el contraataque propio. Un motivo algo diferente es el avance de peón que sencillamente gana un valioso espacio antes de lanzar un ataque de flanco.

Esta acción central puede servir para muchos fines. Consideremos, en primer lugar, el avance de peón que priva al adversario de casillas para sus piezas. Veamos, por ejemplo, esta posición de la Defensa India de Rey:

Creación de un punto fuerte en el centro. Defensa india de rey
Creación de un punto fuerte en el centro. Defensa india de rey

La disposición de los caballos indica la intención de las blancas: atacar en el flanco de rey con Cg3 y f5, seguido de la utilización de la casilla ‘e4’ y las columnas e y f.

Aunque hay varios planes para oponerse al anterior, el más efectivo es 9 … Ch5! (amenaza debilitar el flanco de rey blanco con un jaque en ‘h4’) 10 0-0 f5!

Este avance de peón frena mecánicamente f5 y g4, y priva, además, a las blancas de la casilla ‘e4’. Por otra parte, las negras pueden pensar ahora en el flanco de dama y en la columna e, ya que tienen ahí tantas posibilidades como las blancas.

La pieza del centro que el peón avanzado controla puede constituir en sí misma una recompensa. Aporta un refugio para contrajuego a la vez que le resta espacio al opositor.

Una versión más sencilla de cómo apoderarse de un punto fuerte en el centro es el tema …e5 en la Defensa Siciliana. Por ejemplo, después de 1 e4 c5 2 Cf3 Cc6 3 d4 cxd4 4 Cxd4 e6 5 Cc3 Dc7 6 Ae2 a6 7 a3 Cf6 8 Ae3 Ae7 9 0-0 0-0 10 f4 d6 11 De1, las negras pueden igualar con 11 … Cxd4 12 Axd4 e5! 13 fxe5 dxe5 14 Dg3 Ac5! 15 Axc5 Dxc5+.

Las negras no han conseguido poco con el avance 12 … e5. Con el peón de ‘e4’ bloqueado, las piezas menores restantes de las blancas no tienen el mismo grado de actividad. Una pieza atacante peligrosa, el alfil de dama, ha sido cambiado y las negras están tan bien que después de 16 Rh1 Rh8!, la mejor posibilidad de las blancas para evitar caer en desventaja es 17 Txf6! gxf6 18 Dh4 Tg8 19 Cd5 (ó 19 Dxf6+), con tablas probables. Si las blancas no sacrifican la calidad, entonces las negras pueden sostener su posición con …Ae6, seguido de …Cg8 o …Cd7 y …f6. Por ejemplo, la partida Octavio Troianescu – Milan Matulovic; Venecia (Italia), 1969, prosiguió así: 17 Dh4? Cg8 18 Ad3 Ce7 19 Tae1 Ae6 20 Df2? Dxf2 21 Txf2 f6 22 Rg1 Tfd8, y las negras pronto lograron un final ganador.

Cuando las negras juegan …e5 en una situación de este tipo tienen en mente seguir con …exf4, a fin de habilitar ‘e5’ para sus piezas menores. El hecho de que su peón de d quede aislado es insignificante, por curioso que parezca. En muchos casos se trata de una debilidad que no se puede explotar.

Creación de un punto fuerte en el centro
Creación de un punto fuerte en el centro

La posición del diagrama anterior las blancas tienen una ventaja amplia de espacio, además de la pareja de alfiles. Las negras han perdido varios tiempos en la última fase de la apertura y ahora deberán jugar con suma precaución. Optaron por 20 … Cc6, una jugada de apariencia inocua, a la que las blancas respondieron con 21 Dd2, para impedir 21 … Ab2. Sin embargo, con la sencilla 21 Tcd1! la superioridad blanca se mantendría intacta. La textual, en cambio, permitió 21 … e5!

Las blancas podían haberla desestimado, mediante 22 f5, pero entonces 22 … Cd4 les aseguraría a las negras un buen juego de piezas. Las blancas asumieron que 21 … e5 era una mala jugada, porque les permitía presionar en ‘d6’ y ‘f7’. El juego siguió así: 22 Ag4 Ta8 23 Df2 exf4! 24 Dxf4 Ce5!

Ahora las debilidades de las negras quedan compensadas por el punto fuerte de ‘e5’. La posición se sostiene, tácticamente, con variantes como 25 Dxf6 Dxf6 26 Txf6 Cxg4. Lo mejor que pueden hacer las blancas es 25 Ae2 Ag7 26 Tcd1 Dc7, aunque las negras se han asegurado una posición defendible.

Anterior
Siguiente