Consolidación y vigilancia

Una vez que la crisis inicial planteada por el sacrificio ha finalizado, la tarea del defensor cambia. Ya no tiene que seguir rechazando las amenazas del ataque, sino que ha de consolidar la ventaja material y coordinar sus fuerzas. Su mayor peligro es el exceso de confianza que le acecha tras haber superado una presión considerable en las jugadas precedentes.

Los jugadores jóvenes son especialmente propensos a incurrir en errores de ese tipo tras haber sorteado bien los peligros del ataque enemigo. Alexander Alekhine demostró que, a sus 22 años, era uno de los jugadores más fuertes del mundo en el torneo de San Petersburgo de 1914; pero ese mismo año y en la misma ciudad, sufrió un castigo tremendo ante otra estrella en alza, Bogoljubov.

Pero también un gran maestro maduro puede ser derrotado en lo psicológico, como sucedió en la curiosa partida Tal – Guéler, del XXV Campeonato de la URSS.

Tras un espectacular sacrificio de calidad, se llegó a la posición del diagrama:

Consolidación y vigilancia
Consolidación y vigilancia

Aquí las negras respondieron a 25 Axf6 con 25 … gxf6??, que perdió por 26 Te7, ya que a 26 … Dxe7 sigue un jaque de dama en g4. ¿Qué le había sucedido a Guéler? Ésta fue su explicación:

Después de la, para mí, aventurera 12ª jugada de mi rival, me sentí obligado a castigarlo… Ahora tenía calidad de ventaja, las amenazas directas a mi rey habían sido rechazadas y sentía que la victoria estaba cerca. Un sencillo análisis de la natural 25 … Dxf6 me demostró que ya no podía ganar. ¡Y tenía que ganar! El juego incorrecto de mi rival debía ser castigado, y puesto que 25 … Dxf6 no ganaba, opté por la otra opción sin pensármelo dos veces.

Al consolidar su posición, el defensor debe convencerse a sí mismo de que está satisfecho con su posición, y que ésta se encuentra bien protegida contra las amenazas. Entonces es cuando puede empezar a pensar en optimizar la actividad de sus piezas. Su aliado más importante es la amenaza de cambiar material y pasar a un final ganado.

Un buen ejemplo de esta técnica lo tenemos en la partida Botvínnik – Stein, jugada en el Campeonato Soviético por equipos de 1964, en la que Stein realizó un sacrificio oportunista de dama por torre y alfil.

Consolidación y vigilancia
Consolidación y vigilancia

La jugada 20 Dc2! fue un paso importante en la activación de las piezas blancas, en especial del caballo, que ahora podrá llegar a d5 vía c3. Las blancas observaron que 20 … b5 21 Cc3 bxc4 22 Da4 haría las cosas fáciles para su causa. El juego siguió así: 20 … h5 21 Da4 Td2 22 Cc3 Ac8, y ahora 23 Td1! situó a las negras ante la difícil decisión de cambiar torres o ceder la columna abierta.

Después de 23 … Txb2 24 Cd5, las negras tenían suficiente compensación por la dama en el aspecto material. Pero sus piezas sencillamente no se podían equiparar a las blancas que, por cierto, amenazan encerrar la torre enemiga con 25 Da3 Tc2 26 Db3 Te2 27 Rf1. Las negras realizaron una tentativa valiente con 24 … Ae6!, a la espera de 25 Da3 Axd5 26 Dxb2 Axc4.

Pero las blancas no le dieron el menor respiro a su rival y con 25. Dxa7! se acabaron imponiendo tras varias jugadas.

La simplificación debe ayudar al defensor y por esa razón el proceso de consolidación puede ser lento. Proponiendo constantes cambios, el defensor desvía las piezas atacantes una y otra vez. Un caso a propósito es el siguiente: Mijaíl Tal – Edwin Bhend; Zúrich (Suiza), 1959.

Consolidación y vigilancia
Consolidación y vigilancia

Mijaíl Tal jugó ahora 22 Axg6?!, con idea de responder a 22 … hxg6 con 23 Ce7, con las fuertes amenazas Cxg6+ y Dh4+.

Después de 22 … Axd5, las blancas jugaron 23 Te7. Bhend retiró su dama, 23 … Dd8, y Tal descubrió que 24 Dh5 podía contestarse con 24 … Ag8!

Las blancas recuperaron como pudieron la compostura y jugaron 24 Tfe1. A partir de este momento, las negras se concentraron en esquivar las trampas planteadas por su rival y apoderarse de la iniciativa mediante propuestas de cambios. En consecuencia, jugaron 24 … Af7!, para explotar la clavada de la torre blanca. Obsérvese que 24 … Ag8 les hubiera dado a las blancas un juego considerable, después de 25 Dh5, debido a la amenaza 26 Te8 Txe8 27 Txe8 Dc7 28 Dxh7++. Siguió:

25 Ac2 Tb7!! 26 h4 Txe7 27 Txe7 h6 28 Df5 Ag8 29 De4 d5! 30 exd5 Dxd5

Mientras a las negras les quede un solo peón en el flanco de dama, pueden ganar los finales derivados de un cambio de damas. Así pues, Tal se vió obligado a retroceder y acabó perdiendo.

Anterior